30 de abr. de 2007

Sergio Leone, el padre de spaguetti-western



Tal día como hoy, pero de 1989, Sergio Leone falleció a sus sesenta años viendo "!Quiero vivir!" (I want to live!, de Robert Wise, 1958). En el momento cumbre de su carrera, tras finalizar su proyecto más ambicioso y prolongado, dejándonos como legado y resumen de su inmenso talento cinematográfico en "Érase una vez en América" ("Once upon a time in America") y preparando el que sería su siguiente proyecto sobre el asedio a Leningrado.



Sobre Leone hay mucha literatura, su obra ha dado y lo sigue haciendo mucho que hablar. Y en resumidas cuentas se puede apreciar una constante divergencia entre sus estudiosos. Muchos lo encumbran como un autor fabuloso, creador de un nuevo tipo de cine y otros los denostan como simple cineasta tosco y demasiado referencial. Pero, lo cierto es que a este romano universal fue poseedor de un innegable talento cinematográfico. Curtido de la misma sabia del cine, absorbido desde el seno familiar hasta desempeñar múltiples funciones dentro de muchísimos rodajes. Supo asumir todo aquel cine que le rodeaba, básicamente los peplums hollywoodienses en Cinecittá, grandes superproducciones que necesitaban contar con un gran equipo técnico. Unido a su gran admiración, casi enamoramiento, hacia América, hacia los Estados Unidos, se conjugó para conformar a un cineasta, que sería llamado a revolucionar el género más americano que ha dado el cine. Es más, se considera el único género nacido directamente del cine. Y Sergio Leone, admirador de los clásicos (como John Ford) supo darle una nueva vida y nuevo giro inesperado que lo relanzó, allá por los años 60.



Su valor es de la renovación de un género, la reinvención total para conformar un nuevo escalón dentro del cine. Con su "trilogía del dólar" convirtió al spaghetti-western en algo más que un subgénero. Añadió a su visión personal, su impronta personal y con unos resultados artísticos notables logró llegar a un numeroso público y convertirse en posterior influencia de muchos cineastas. Comenzó con "Por un puñado de dólares" ("Per un pugno di dollari") una nueva forma de entender el western, rompiendo los esquemas anteriormente establecidos y mostrando una visión moderna y apocalíptica de ese universo, poblado por tipos duros, ambiciosos, egoístas, corruptos y siempre con héroes solitarios. Precisamente este héroe solitario fue encarnado a la perfección por, el entonces desconocido, Clint Eastwood, que pasó al estrellato, a la vez que Leone pasó a formar parte de los realizadores de culto, y de paso a Ennio Morricone (inseparable en todas sus bandas sonoras), en uno de los más importantes compositores.


Quizás la clave de su aportación, fuese el desconocimiento del código que regía al western, sumado al hecho de no ser americano y quizás su falta de perjuicio a la hora de rodar, introduciendo renovadas técnicas, propias de la posmodernidad. Resulta muy difícil quedarse con alguna de sus obras, es más llevadero recordar siempre un compendio de grandes momentos, inolvidables para muchos, de sus películas más importantes. Pero quizás "Hasta que llegó su hora" ("C'era una volta il West") sea considerada como una obra magna, cúspide del género y buena muestra del talento que atesoró Leone.

Cabe hoy el recuerdo para este gran genio del cine y padre indiscutible del spaguetti-western.

25 de abr. de 2007

W.R. Burnett, maestro del gangsterismo



Hoy se cumplen 15 años del fallecimiento de la figura de William Riley Burnett. Para muchos este nombre no les dirá nada, pero se trata del escritor y guionista más importante del género negro clásico de Hollywood. Burnett fue el creador del perfil de gángster en su modo más profundo y definido, sentando las bases para personajes que aparecerían después en la historia del cine. Desde el protagonista de "Scarface" (1931), en cuyo guión trabajó en su primer tratamiento, hasta influencias posteriores que llegan hasta el mismísimo Corleone en "El Padrino" de Coppola.

También se le reconoce como el máximo exponente de la crook story, un subgénero negro, en el que el delincuente asume el protagonismo de la narración y se nos muestra la trama a través de su óptica. Por su tono realista y casi documentalista, se le ha comparado (también por su temática) a Dashiell Hammett y James M. Cain, pero Burnett supo crear su particular estilo, con mórbidas historias, narradas con sequedad y frialdad, protagonizadas por tipos duros, personajes encerrados en una espiral de violencia y crueldad, en donde el fracaso y el aniquilamiento marcan las pautas de su conducta.

Un acontecimiento que le marcó fue cuando se trasladó a vivir a Chicago en 1927. Ciudad y momento que le causaron un fuerte impacto, influyendo decisivamente en su escritura. Su labor no fue ignorada por los grandes estudios de Hollywood y allí acudió, trabajando en numerosos guiones, y también adaptando sus propias historias, en pleno auge.



Así, firma el guión (adaptando su propia novela) de "Little Caesar" ("Hampa dorada") en 1931, dirigida por Melvin LeRoy y considerada una obra maestra y pilar esencial del cine de gángsters, que logró popularizar el género en la década de los 30. Protagonizada por el gran Edward G. Robinson, con su carisma negativo, se convirtió en todo un símbolo y con una interpretación inolvidable. Es la cruda crónica del imparable ascenso de Rico Bandello, un hombre que comenzó su vida con pequeños robos y terminó su existencia como jefe de la banda mafiosa más importante y temida de la ciudad. Con posterioridad, se realizó otro popular remake en 1963 con Frank Sinatra.



Otra obra fundamental de Burnett es "High Sierra" ("El último refugio") en 1941, también basada en una novela propia y en cuya adaptación contó con la ayuda de John Huston. Esta película le otorgó a su protagonista, interpretado por Humphrey Bogart, uno de sus más poderosos y fascinantes papeles, además de lanzarle al estrellato. Contó con Ida Lupino en el papel femenino y con Raoul Walsh dirigiendo la realización. Una obra maestra del género, contada con ardor narrativo y con un guión eficaz y poético, que dieron a sus actores la oportunidad de realizar una magníficas interpretaciones. El personaje de Bogart es un gángster (Roy Earle) solitario, marcado por su pasado criminal y su fracasada existencia, que pretende dejar todo atrás con su último golpe, tras salir de la carcel, así como encontrar amor, compañía y convertirse en un hombre normal y libre.



Para completar su destacada filmografía me tengo que quedar con "The Asphalt Jungle" ("La jungla de asfalto") de 1950 y dirigida por John Huston. Otra adaptación de una novela de Burnett y que tiene como protagonista a Sterling Hayden en el papel inolvidable de Dix Hanley y, además de un elenco de secundarios que brilla con especial fuerza (Louis Calhern, Jean Hagen, James Whitmore y Sam Jaffe, rostros inolvidables), además de contar con una joven y brillante debutante Marilyn Monroe. Cuenta la historia de una meticulosa planificación del atraco a una joyería, por parte de una banda de delincuentes, que acaba siendo un poderoso retrato, intenso y realista, de los personajes y sus motivaciones. Sobria y precisa, la dirección de Huston saca el máximo partido a la historia de Burnett, captando la esencia misma del universo del género negro.

W.R. Burnett también firmó otros guiones sobresalientes que no puedo obviar como "La gran evasión" (1963), "Wake Island" (1942), "Orgullo de raza" (1955), "Estación Polar Cebra" (1968), "El forastero" (1940), "Mando siniestro" (1940), "Atajo al infierno" (1957), entre otros. Hoy dejo mi recuerdo en este maestro del gangsterismo.

19 de abr. de 2007

Kate Beckinsale, el creciente fulgor de una nueva estrella


Esta bella actriz inglesa está escalando puestos de forma incesante en su carrera. Compaginando producciones de bajo presupuestos con éxitos de taquilla, y con papeles tan dispares como dramas de época y acción vampírica, viene demostrando su versatilidad y creciente valía interpretativa. De casta le viene, ya que sus progenitores también han trabajado como actores (su padre falleció).

No le asusta el cine de género y se ha convertido en chica guerrera en películas como "Underworld" y su secuela "Underworld: Evolution", también en "Van Helsing". En historias de época como "Emma" (telefilme), "Mucho ruido y pocas nueces" o "El aviador". También ha mostrado otras facetas en comedias como "Serendipity" o "Click".



Su popularidad en Hollywood no ha parado desde que apareciese en "Pearl Harbour" y su físico tampoco ha pasado desapercibido para los numerosos fans que atesora. En estos momentos está sumergida en la promoción de "Vacancy" que mañana se estrenará en los cines norteamericanos, una película con tintes de terror y thriller, donde se ve atrapada junto con su pareja, de reciente matrimonio, en un motel de carretera, donde descubren que alguien los vigila para matarlos.




También acaba de saltar a la palestra, tras conocerse (aún sin confirmación) que encarnará a "Barbarella", en el nuevo remake que se planea. Tomará sus armas de mujer para rememorar el famoso papel que interpretó Jane Fonda, y la convirtió en sexy icono de la ciencia ficción. A Kate, físico no le falta, ya que, a pesar de reconocer que sufrió anorexia, está considerada una de las actrices más bellas del Reino Unido, además de encabezar listados de mujeres atractivas en diversas revistas.



Antes de sumergirse en "Barbarella", Kate trabajará en "Whitout", pretenciosa adaptación de la novela gráfica del genial Greg Rucka. Y es que esta camaleónica actriz está muy disputada. No le pierdan la pista.

13 de abr. de 2007

Entrevistas breves con personajes oscuros: Hank Quinlan


En tierra de nadie, en esa intangible frontera que separa Estados Unidos y Méjico, y no queda muy claro que terreno pertenece a quien, hay un capitán de la policía que vela por su seguridad. Se trata de Hank Quinlan, que también se mueve entre la débil separación del bien y del mal, por encima de leyes, éticas y, donde la justicia, es el único fin. Quinlan no duda, para ejercerla, urdir toda clase de comportamientos turbios, coercitivos y manipuladores para dar caza al criminal. Su intuición es su mejor arma y su naturaleza corrupta está tocada por el diablo. Aún así, nadie duda de su capacidad e implacable efectividad para mantener firme un territorio fronterizo repleto de mafiosos y delincuentes de toda calaña. Ni nadie osa cuestionar sus procedimientos.

Quinlan sostiene un puro en la comisura de la boca, lo que hace, junto con su mirada profunda, que su enorme imagen quede envuelta en humo, y ello le confiera una presencia imponente. Con la piel húmeda de sudor y enfundado en un traje inmenso, Quinlan se mueve cojeando, con lentitud, ralentizado, con precisión, ahorrando la energía para momentos realmente necesarios. La corbata cae sobre su orondo vientre. El sombrero calado en su enorme cabeza. La pistola se intuye tras la chaqueta. Con voz profunda me invita a sentarme, mientras el único sonido que nos rodea es el zumbido de varios ventiladores.

Estamos en un bar tranquilo, dentro de su jurisdicción y por lo tanto libre de posibles amigos de la fechoría. Su figura robusta y desaliñada produce cierta repugnancia, pero impone gran respeto. Nos sirven una botella de whisky y dos vasos. No sé como comenzar, qué comentario realizar para iniciar la conversación. Resulta complicado tener las ideas claras en un ambiente tan sórdido y caluroso.

–Capitán Quinlan: dicen por ahí que utiliza métodos impropios de un defensor de la ley, ¿es cierto?
–A veces. La justicia es necesaria aplicarla siempre, independientemente de la forma de conseguirla.
–Pero, ¿no siempre tendrá claro que un sospechoso sea el verdadero culpable?
–Mi intuición no falla. Si necesito probar que es culpable se prueba. Con la misma crudeza y falta de piedad con que el criminal intenta quebrantar la ley.

Quinlan bebe a grandes tragos, se recuesta sobre la silla y se seca la frente con un pañuelo. Junto a él, su inseparable bastón parece un sable aguardando paciente su momento. Cuentan que se convirtió en lo que es porque no pudo evitar la muerte de su esposa, lo que se transformó en una obsesión fijada con dolor y, quizá, el motivo que le lleve a actuar así.

Estuvimos charlando algo más, pero Quinlan no quería profundizar en las heridas, esquivaba mis preguntas con sus teorías, doctrinas y su actitud sutilmente arrogante. Escondiendo sus confusas motivaciones y mostrando su asumido rol de defensor del bien. Pero su oscuro pasado le delata y casi no tiene futuro. Quinlan tiene sed de mal. Y dicen por ahí que es un gran detective y un pésimo policía. Los que mejor le conocen, en cambio, afirman que es un hombre excepcional.

Hank Quinlan fue encarnado por Orson Welles en "Sed de Mal" ("Touch of Evil", 1958).

11 de abr. de 2007

Kirsten Dunst, la marihuana y otras hot news


La actriz Kirsten Dunst ha afirmado que le encanta la marihuana. No es que sea noticia que la fume, sino que haga apología de la hierba, declarando que el mundo sería un lugar mejor si todo el mundo la fumase. También ha confesado, en pública entrevista, que ha catado varias drogas y bebe moderadamente. Aboga por su consumo prudente, como medio para estimular la creatividad y mejorar la timidez. Claro y lo bien que te lo pasas mientras lo haces. Todos al "porro" ya.


Mickey Mouse sale del armario. Resulta que las parejas homosexuales podrán celebrar su boda en Disneylandia y Walt Disney World, contando como anfitriones a Mickey y Minnie. Con ello se igualan los derechos para todos los novios que desean celebrar su unión en el parque de atracciones. Los homosexuales ya pueden contratar la opción de lujo, donde además de la carroza de Cenicienta como transporte nupcial, se une un nutrido grupo de pajes que harán sonar sus trompetas a la llegada y con la recepción de los ratones vestidos de gala. Sin duda una celebración mágica para un día tan especial en un lugar de ensueño. Si Walt levantar la cabeza.


Pamela Anderson, vegetariana y reconvertida en pos del ecologismo, está dedicando una campaña para pedir un mejor trato a los pollos egipcios. Pamela denuncia las condiciones de los pollos en las granjas de la famosa cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken en el país norteafricano. También habría que ver como tratan a las lechugas y como son mutiladas y vejadas hasta llegar al consumidor. Ánimo Pam.


Jessica Biel ha destronado a Scarlett Johansson del olimpo de la más deseada de Hollywood. Al menos, eso es lo que afirma Hollywood.com tras una encuesta entre sus visitantes. Biel ha encabezado el listado por delante de otras musas como Jessica Alba, Eva Longoria y Sienna Miller. Sus dotes físicas la avalan y su trasero sigue siendo uno de los más anhelados del planeta. Aunque pueden estar tranquilos los fanáticos de la Johansson, porque la revista Glamour la ha encumbrado como el cuerpo más sexy. Cinco mil lectoras de la publicación la eligieron por sus pronunciadas curvas, reivindicando la carne por encima de la belleza anoréxica, y comparándola con nada menos que Marilyn Monroe. Ahí es nada.

9 de abr. de 2007

Rosario Dawson, la otra chica Grindhouse


Después de hacer mención a Rose McGowan, no podía obviar a Rosario Dawson. Ella también participa en la película y juntas han protagonizado una tórrida portada (culo con culo) en la revista Rolling Stone, donde las ensalzan como chicas muy malas. Rosario, poseedora de una descomunal belleza multiracial y exótica, también ha visto relanzada su carrera con la obra de Tarantino y Rodríguez, estrenada este fin de semana en EEUU con menos espectadores de los previstos.


Rosario, conjuga belleza y carácter, lo que la ha llevado a ser una de las actrices de moda en Hollywood. Después de protagonizar películas de acción, donde parece haberse especializado, su futuro inmediato hace presagiar muchos e interesante papeles. A pesar de su juventud (pronto cumplirá 28), lejos queda ya su descubrimiento. Con apenas 16 años, sus aspiraciones en la vida pasaban por estudiar para convertirse en bióloga marina. Pero todo cambió, con el inclasificable Larry Clark la vio sentada en las escaleras de su edificio y le ofreció el papel de Ruby para su controvertida película "Kids", donde retrataba los excesos de la adolescencia. Rosario interpreta a una joven deshinibida y sexualmente experimentada, con un papel destacado, mostrando su lado más atrevido y transgresor.



A partir de ahí comenzó a estudiar interpretación y consiguió más papeles, tanto en comedias como en dramas, en producciones comerciales y en el cine independiente, junto a otras grandes estrellas y realizadores, haciéndose un hueco en el difícil mundo de Hollywood.



Su espaldarazo llegó con la segunda entrega de "Men in Black", un éxito de taquilla que le supuso dar el salto al gran público. Posteriormente Oliver Stone la eligió para hacer de la esposa bárbara de Alejandro Magno en "Alexander". Cautivando a más de uno, con todo su esplendor desnudo, en la famosa escena de cama con Colin Farrell.



Siguió demostrando su racial carácter y sensualidad en otro gran éxito como "Sin City". Rosario interpretó a Gail, prostituta que lideraba a las nenas del barrio. Como se ha anunciado recientemente, repetirá en la segunda entrega, con un vestuario aún más digno de una dominatrix, con máscara, para ser más fiel al cómic. Que seguro hará las delicias de sus fans y de cualquier fetichista que se precie.



Rosario también hizo las delicias detarget="_blank"l público (y traía de cabeza a los protagonistas) en "Clerks II", de Kevin Smith. Ha participado más recientemente enel menos conocido thriller "Descent", en "A Guide to Recognizing Your Saints" y actualmente está preparando "Killshot" (producida por Tarantino), además de la mencionada "Sin City 2".

Esta actriz de labios carnosos, piel morena, curvas de vértido y belleza arrebatadora, está sabiendo aprovechar sus armas y, paso a paso, se está labrando una carrera seria, donde su talento interpretativo se enriquece con cada aparición, uniendo versatilidad tanto en el cine de acción como en dramas independientes.

No se la pierdan. A mi me pierde.

5 de abr. de 2007

Roger Corman, el rey de la serie B



Hoy cumple 81 años el cineasta Roger Corman. Este prolífico genio siempre será recordado por ser el más claro ejemplo de como hacer cine con un presupuesto ajustado. Su capacidad para la economía de medios ha quedado patente en más de 300 películas que ha producido de forma independiente. El cine corre por sus venas, demostrando su valía como realizador (un centenar de obras), actor (en más de una veintena de filmes), guionista y productor, desde sus comienzos en 1955.

Reconocido como el padrino del Nuevo Hollywood, alcanzó en los setenta el estatus de iluminador, influenciando y enseñando a prometedores futuros directores como Francis F. Coppola, Martin Scorsese, John Sayles, Ron Howard, Jonathan Demme, Joe Dante o James Cameron. También se le reconoce su afinado ojo para descubrir jóvenes talentos. Numerosos actores tuvieron su primera oportunidad de su mano y los sacó del anonimato, como Jack Nicholson, Peter Fonda, Dennis Hopper o Rober De Niro.

Su capacidad para hacer cine con pocos medios fue desarrollada desde muy joven, cuando era capaz de ver salidas comerciales a producciones que todos denostaban. Corman vio en la ciencia ficción de los años cincuenta un filón por explotar y se volcó a producir obras que se movían, en ocasiones, entre el género fantástico, el terror y la ciencia ficción. Con escasos medios, mucha imaginación y una capacidad de producción austera, rodando en unos pocos días, sacó adelante películas de serie B que alimentaron a un nutrido número de ávidos espectadores. Logrando con ello, recuperar cada centavo invertido. Por ello, se vanagloria de haber trabajado en Hollywood en un centenar de películas y no perder dinero.

Durante la década de los sesenta produjo y filmó (ahorrándose el salario del realizador) de cinco a ocho películas anuales, rodando en apenas diez días y con un presupuesto irrisorio, logrando en muchas ocasiones resultados más que aceptables. Destacan sus adaptaciones únicas de los relatos de Edgar Allan Poe, memorables películas, cutres en su estética, pero realmente mágicas y efectivas. Con Vincent Price como usual protagonista, rodó historias llenas de terror y suspense con decorados ridículos, efectos pueriles, pero logrando sumergir al espectador en sus historias embaucadoras. Hoy día, muchas de sus películas pagan la factura del paso del tiempo, pero no se les puede negar una importante influencia en el posterior cine de terror y ciencia ficción. Corman es una referencia en el género, y es alabado por cineastas de todas las épocas.

Su filmografía es un compendio de algunas obras ridículas y olvidables, así como de muchas sublimes y magníficas. Se hace difícil hacer una selección de ellas, pero particularmente me quedo con las tres siguientes:



La tienda de los horrores (1960). Rodada en dos días, Corman logra una película de culto, que cuenta la extraordinaria historia de un empleado de una humilde floristería y como descubre que una planta extraña, tras una noche de eclipse, comienza a crecer desmesuradamente, alimentada de sangre humana. Cuenta con unas de las primeras apariciones en el cine de Jack Nicholson.


El terror (1963). Con un inolvidable Boris Karloff y también con Jack Nicholson, cuenta la historia de un joven oficial francés del ejército napoleónico que es salvado de la muerte por una bella muchacha que desaparece. El teniente sigue sus huellas atraído por la misteriosa mujer, acabando en un castillo de un anciano barón, donde observa como ella simula ser el fantasma de la difunta mujer del barón.



El cuervo (1963). Adaptando libremente un poema de Poe, compone una estremecedora historia interpretada por un trío de lujo: Vincent Price, Peter Lorre y Boris Karloff. Una farsa terrorífica, con notas de humor, ambientación gótica, evidenciando la falta de medios pero suplidos con talento, una visión sugestiva acompañada de una fotografía efectiva, una cuidada atmósfera y un adecuado ritmo narrativo. Una verdadera joya.

Otras películas que merece recordar y visionar obligadamente son: "La máscara de la muerte roja" (1964), "La caída de la casa de Usher" (1960), "El péndulo de la muerte" (1961), "El hombre con rayos X en los ojos" (1963), con un fascinante Ray Milland, y "La matanza del día de San Valentín" (1967), ya comentada en este gabinete.

Desde aquí felicito hoy a este inmenso cineasta, con el que coincido en onomástica, por cierto.

3 de abr. de 2007

Rose McGowan, chica Grindhouse


Rose ha saltado a la estrellato definitivo al ser elegida por Robert Rodríguez y Quentin Tarantino para participar en su "Grindhouse". Rose hace el papel de Cherry en "Planet Terror", la parte dirigida por Rodríguez, y de Pam en "Death Proof", por Tarantino. Hace doblete y es que su fuerza, su mirada y su sensualidad han encajado a la perfección en ambas historias de esta exploitation movie. Viendo el tráiler queda patente su fuerza y su capacidad para interpretar mujeres extraordinarias.



Rose McGowan está viviendo un momento dulce. Con el inminente estreno de "Grindhouse", está logrando una gran relevancia y, según los elogios de sus directores, parece que ha sabido sacar lo mejor de sí misma. Su carrera parece lanzarse definitivamente, tras participar en "La Dalia Negra", su estrella empieza a brillar con fuerza.


Rose, que fue niña modelo, no empezó a actuar hasta los 17 años, y fue en 1995 con la comedia negra "The Doom Generation", cuando atrajo la mirada de la crítica, recibiendo incluso una nominación en los Spirit Awards. Tras aparecer en "Scream", pasó la década de los noventa en películas de bajo presupuesto, siempre encarnando a personajes atrevidos, violentos y llenos sensualidad.



Otro paso importante en su carrera fue cuando fue elegida para interpretar a Paige Matthews, en la serie televisiva "Charmed" ("Embrujadas"). Con este papel logró gran fama, su cara comenzó a ser conocida por el gran público y obviada por pocos. También logró cierta popularidad, tras mantener un romance sonado con Marilyn Manson, al que acompañaba en actos públicos con atrevidos y muy provocadores vestidos, demostrando su evidente falta de pudor y luciendo palmito.


Rose posee una belleza original y explosiva, que sabe explotar con grandes dosis de sensualidad, sin renunciar a su personalidad fuerte y atrevida. Varias revistas la están eligiendo para sus portadas y con entrevistas interesantes. Su próximo proyecto es "Black Oasis", actualmente en preproducción, donde encarnará a Susan Cabot, una actriz de cine de serie B que fue asesinada brutalmente por su propio hijo en 1986.

No olviden su nombre para futuras películas, porque su físico es difícil de olvidar.