5 abr. 2007

Roger Corman, el rey de la serie B



Hoy cumple 81 años el cineasta Roger Corman. Este prolífico genio siempre será recordado por ser el más claro ejemplo de como hacer cine con un presupuesto ajustado. Su capacidad para la economía de medios ha quedado patente en más de 300 películas que ha producido de forma independiente. El cine corre por sus venas, demostrando su valía como realizador (un centenar de obras), actor (en más de una veintena de filmes), guionista y productor, desde sus comienzos en 1955.

Reconocido como el padrino del Nuevo Hollywood, alcanzó en los setenta el estatus de iluminador, influenciando y enseñando a prometedores futuros directores como Francis F. Coppola, Martin Scorsese, John Sayles, Ron Howard, Jonathan Demme, Joe Dante o James Cameron. También se le reconoce su afinado ojo para descubrir jóvenes talentos. Numerosos actores tuvieron su primera oportunidad de su mano y los sacó del anonimato, como Jack Nicholson, Peter Fonda, Dennis Hopper o Rober De Niro.

Su capacidad para hacer cine con pocos medios fue desarrollada desde muy joven, cuando era capaz de ver salidas comerciales a producciones que todos denostaban. Corman vio en la ciencia ficción de los años cincuenta un filón por explotar y se volcó a producir obras que se movían, en ocasiones, entre el género fantástico, el terror y la ciencia ficción. Con escasos medios, mucha imaginación y una capacidad de producción austera, rodando en unos pocos días, sacó adelante películas de serie B que alimentaron a un nutrido número de ávidos espectadores. Logrando con ello, recuperar cada centavo invertido. Por ello, se vanagloria de haber trabajado en Hollywood en un centenar de películas y no perder dinero.

Durante la década de los sesenta produjo y filmó (ahorrándose el salario del realizador) de cinco a ocho películas anuales, rodando en apenas diez días y con un presupuesto irrisorio, logrando en muchas ocasiones resultados más que aceptables. Destacan sus adaptaciones únicas de los relatos de Edgar Allan Poe, memorables películas, cutres en su estética, pero realmente mágicas y efectivas. Con Vincent Price como usual protagonista, rodó historias llenas de terror y suspense con decorados ridículos, efectos pueriles, pero logrando sumergir al espectador en sus historias embaucadoras. Hoy día, muchas de sus películas pagan la factura del paso del tiempo, pero no se les puede negar una importante influencia en el posterior cine de terror y ciencia ficción. Corman es una referencia en el género, y es alabado por cineastas de todas las épocas.

Su filmografía es un compendio de algunas obras ridículas y olvidables, así como de muchas sublimes y magníficas. Se hace difícil hacer una selección de ellas, pero particularmente me quedo con las tres siguientes:



La tienda de los horrores (1960). Rodada en dos días, Corman logra una película de culto, que cuenta la extraordinaria historia de un empleado de una humilde floristería y como descubre que una planta extraña, tras una noche de eclipse, comienza a crecer desmesuradamente, alimentada de sangre humana. Cuenta con unas de las primeras apariciones en el cine de Jack Nicholson.


El terror (1963). Con un inolvidable Boris Karloff y también con Jack Nicholson, cuenta la historia de un joven oficial francés del ejército napoleónico que es salvado de la muerte por una bella muchacha que desaparece. El teniente sigue sus huellas atraído por la misteriosa mujer, acabando en un castillo de un anciano barón, donde observa como ella simula ser el fantasma de la difunta mujer del barón.



El cuervo (1963). Adaptando libremente un poema de Poe, compone una estremecedora historia interpretada por un trío de lujo: Vincent Price, Peter Lorre y Boris Karloff. Una farsa terrorífica, con notas de humor, ambientación gótica, evidenciando la falta de medios pero suplidos con talento, una visión sugestiva acompañada de una fotografía efectiva, una cuidada atmósfera y un adecuado ritmo narrativo. Una verdadera joya.

Otras películas que merece recordar y visionar obligadamente son: "La máscara de la muerte roja" (1964), "La caída de la casa de Usher" (1960), "El péndulo de la muerte" (1961), "El hombre con rayos X en los ojos" (1963), con un fascinante Ray Milland, y "La matanza del día de San Valentín" (1967), ya comentada en este gabinete.

Desde aquí felicito hoy a este inmenso cineasta, con el que coincido en onomástica, por cierto.

15 comentarios:

e-catarsis dijo...

Me gusta Corman, y me gusta especialmente LA MÁSCARA DE LA MUERTE ROJA, muy barroca ella, ese decadente baile de máscaras, ese lujo corrupto, esa Muerte invadiendo el baile, ese cínico Price...pues eso que me gusta Corman, pero de esto ya se ha hablado pro aqui ¿no?


Besos en jueves...santo además...¡fijaté!

Actor Secundario Bob dijo...

Tus posts siempre están muy currados... ¿de dónde los sacas? Las noticias y eso, digo.

Me sorprendería ésta noticia de Roger Corman si supiera quién es...

Enhorabuena, me gusta tu blog! Saludo y te sigo leyendo.

Marnie dijo...

Qué sería del cine sin Corman! Qué sería de la vida sin Corman! Qué sería de nosotros sin Corman! Y qué sería de Corman sin nosotros! XD (Repetir este mantra 20 veces)

Por cierto, todavía recuerdo la impresión que me llevé al descubrir a un jovencísimo Jack Nicholson enfundado en mallas y con una especie de traje de época a lo Príncipe de Bequelar en "El cuervo".

Y no sabía que "La tienda de los horrores" se había rodado sólo en dos días, qué barbaridad!

Gracias por recordarlo y hacerlo tan bien :)

P/D - Tengo en mente enviarle un mail para aquello de la nueva sección de villanos, y gente de mal vivir y peor pensar en general, pero es que aún no he encontrado tiempo para desarrollar mi propuesta (no se asuste, que no le voy a pasar un PDF tampoco XD).

Otra Chilanga dijo...

Pues felicidades entonces al maese Corman y felicidades también para usted Doc... la pausa que la religiosidad parece imponer en la vida civil me permite, por fin, regresar a este su diván y toparme con esta maravillosa sorpresa en el nuevo diseño, que en verdad resulta mucho más ad hoc con los pathos que por aquí rondan. Todo esto hace que den ganas de continuar paseándose por aquí... muchas más de las que de por sí ya daban. Desde México, gracias.

Martín Bolívar dijo...

Comentario bien elaborado sobre un genio, quizás olvidado, del cine. Un blog estupendo y magnífico.

pequeñoIbán! dijo...

Una de las cosas que más me gusta de Corman es que dio la oportunidad a muchos directores del Nuevo Hollywood como por ejemplo francis ford coppola. Realmente de él he visto más bien poco, a excepción de la comentada La tienda de los horrores y de La muerte de la máscara roja.

alicia dijo...

Muchas felicidades, Mr. Corman! Aparte de descubrir y ayudar a un montón de gente con talento, tengo un cariño especial a esa trilogía Poe-Price-Corman, de la que como habéis comentado, la mejor fue La máscara de la muerte roja

Cineahora dijo...

Siempre atento a las efemérides, doctor.
Me sumo a esta conmemoración del nacimiento del Roger Corman, y me quedo, como director, con "El hombre con rayos X en los ojos" o esas adaptaciones que hizo de Edgar Allan Poe.

Saludos !

Thalatta dijo...

Me encantan estas películas, lo admito :)
Así que felicidades a los dos.
¡Besos!

Ixchel dijo...

Genial el primer afiche Doc. Me encanta ¿es de usted? Bueno de igual forma me gustaría quedármelo para que forme parte de un proyecto que tengo (nuevo blog)

Como siempre aprendiendo con ustedes un poco más a través de este fascinante arte como lo es el cine.

Alicia Liddell dijo...

Gran maestro, pero creo que sus discípulos se pelaron las clases en las que explicaba la economía de medios :)

MALEFICABOVARI dijo...

Me encantó la tienda de los horrores, cómo se podía contar tanto, y cómo se podía alcanzar la gloria con una plantita, y unos actores bien dirigidos. No sabía que la de Price, cómo dice Ecatarsis, fuera tb suya, es una maravilla, ese baile, y esa muerte rondándole en aquella noche fatídica...
Felicidades, no sabía mucho de este señor, sólo de oidas, pero ya me documenté una vez mas. Gracias, doctor, me salva ud de la inocuidad de los días... últimos...
bsazos,
Male

harry-o dijo...

Hola, Doctor.
En primer lugar... felicidades por su onomástica.
En segundo lugar... me complace sinceramente reencontrarme con usted después de una larga ausencia durante la cual he impartido clases de literatura en la ciudad de Santa Fe, Nuevo Mexico. Deseo que de nuevo podamos disfrutar mutuamente de nuestros blogs. Observo con satisfacción que el suyo atesora la misma calidad de siempre.
Sobre Corman le diré que tengo debilidad por una de sus más extravagantes películas:
"The Wild Angels", en la cual trabaja Nancy Sinatra, uno de mis iconos de los sesenta.
Un cordial saludo.

pcbcarp dijo...

Un pollo que juntó en una plícula a Vincent Price, Peter Lorre y Boris Karloff, aunque sólo fuera por eso, debería ser objeto de estudio, Dr.

Burnout. dijo...

Espero que no cumplas 81 años, jejeje, pero felicidades de todas formas.
Efectivamente es muy encomiable su trabajo, con presupuestos tan irrsorios, obteniendo unos resultados tan aceptables. Quizá con más presupuesto hubiera sido una maravilla. Es una lastima que otros productores hayan robado esas ideas originales y con más presupuesto pero menos seso se hayan hecho ricos por unos buenos efectos especiales...
Pero eso pasa cada día ¿no?
Un saludo.