28 dic. 2006

El gabinete. Año II


Un año. Eso es lo que este humilde gabinete lleva abierto desde su reinauguración. Ha transcurrido todo un año lleno de buenos momentos, de personajes inolvidables, de whisky en abundancia, de buenas conversaciones, de reflexiones idiotas, de mujeres atractivas, de terapias absurdas, de resacas imposibles, de aventuras trepidantes, de cine... Ahora toca el momento del recuerdo, de repasar, al menos de mirar atrás y ver todo lo sucedido desde la distancia y replantearse el futuro con optimismo. Y también con cierta hipocresía. Con propósitos que no se cumplirán, pero al menos con una pizca de ilusión, uno se plantea nuevas metas. Quizás no pueda abandonar todo lo que forma parte de mi: el buen whisky, las mujeres bellas, la actualidad del séptimo arte, los cotilleos de Hollywood, el homenaje a los grandes genios, las efemérides cinéfilas más personales, alguna que otra debilidad y ese diván por el que pasan los pacientes. Este pseudodoctor promete seguir fiel a sí mismo, intentando remontar la afluencia de pacientes, que últimamente está algo escasa, además de añadir nuevos ingredientes: anécdotas personales, historias en una sala de cine, crónicas de premieres, memorias de mi pasado... todo aquello que me hace vivir el cine como lo hago, verlo como lo veo, sentirlo como lo siento. Dejando el análisis y la crítica a otros, que lo hacen magníficamente. Alejándome del camino más recorrido, del más fácil, del más agradable, para recorrer la senda de la originalidad (en la medida de lo posible por un etílico), de la sinuosidad de lo distinto. Un camino desconocido que se explora a medida que se avanza, desconociendo que te deparará en el siguiente paso e ignorando cual es el destino final.

Después de un año satisfactorio, sólo cabe ser agradecidos con todos aquellos que por la ventana de este gabinete se han asomado, a esos pocos que se han atrevido a dejar algún comentario, a los habituales que siempre siguen por aquí y, sobre todo, a los más fieles, a los que no hay forma de agradecerles su constancia y reconfortantes palabras. Gracias a la siempre fiel Malditos Tacones (una mujer inigualable), a Lucinda (una ilustradora fascinante), a Alvy Singer (un genio precoz), a apeserdemi (un constante analista), a Red Stovall (un crítico prolífico), a Hombre Lobo (un licántropo cinéfilo), a Zero (un inclasificable revolucionario), a Lallamada (una alma desnuda), a Thalatta (una entrañable bloggera), a Cobre (una chatera felina), a Viola de Lesseps (una culta dama), a missangria (una carnal compañía), a Mr. MacGuffin (una enciclopedia catódica), a Rubin (un belloto cinéfilo), al reverendo (un cinéfilo imprescindible), a Barry Collins (un palomitero cinéfilo), a robgordon (un cinéfilo exquisito), a Alicia Lidell (una mitómana ilustrada), a aloma69 (una peculiar cinéfila), a Joan (un surrealista cercano), a el inadaptado (un acomplejado sano), a Pol (un loco cuerdo), a el Necroscopio (un ramificado sensato), a pequeñoibán! (un cinéfilo descubierto). Y a todos aquellos que miran en silencio y otros tantos que seguro me olvido o que, simplemente, han desaparecido del mapa.

Comienza una nueva etapa, un nuevo episodio. Continua El gabinete, año II.

17 comentarios:

Viola de Lesseps dijo...

Mi querido doctor:

Nada tiene que agradecer, puesto que el pasar por este Gabinete es siempre una auténtica delicia, leer sus historias, conocer a sus pacientes y disfrutar de su ácido verbo. Es esta dama la que agradece su constancia (envididada por mí) al escribir y al visitar su humilde Noche.

Besos de aniversario

Anónimo dijo...

Un añito ya ;) comenzamos el camino bitacorero prácticamente en las mismas fechas y aquí seguimos. Felicidades, pues, para los dos ;)

Espero y deseo que nos sigas deleitando con tu doctoril visión del maravilloso mundo del cine sin abandonar tu esencia, así es como nos gusta.

Un abrazo, Doctor, y que el año que viene sea mejor que todos los anteriores.

el necroscopio dijo...

Felicidades, Dr.
Que sus críticas sigan siendo mordaces y sus relatos tan profundos y sugerentes un año más!!!
Un saludo.

Anónimo dijo...

Muchas felicidades, doctor. Su gabinete es un punto de encuentro obligado. ¡A por el episodio II!

Anónimo dijo...

Desde que descubrí este blog (no sé cómo) he intentado emular la asiduidad publicadora y la calidad del contenido, cosa que no he podido igualar. Yo, como Viola, también admiro su constancia y le deseo dos cosas:

- que siga un añito más, y otro y otro... hasta los títulos de crédito y más allá.

- y que no deje el buen whisky. Hay cosas irrenunciables (como el chuletón de buey, unas pantuflas raídas pero cómodas o una buena película.

Felicidades y un brindis con Glen Rothes (oh! excelente...)

Alicia Liddell dijo...

¿Se admiten sugerencias? Por favor, algunas maldades (cotilleos) sobre egregios críticos cinematográficos.
Como siempre, doctor, un placer leerle.

Cobre dijo...

Un placer leerte, niño; espero poder hacerlo mucho tiempo, q nos sigas deleitando con esa manera tan tuya de ver todo lo q forma el mundo del cine.
Un besazo y un abrazo, este sin arañazos, hombrepordios! ;)

(no te planteas lo de quitar la palabreja coñazo de confirmación¿? ;)

Anónimo dijo...

Felcidades! Esperemos que el nuevo año nos depare mas sorpresas.

Besos

Anónimo dijo...

Pues eso, Doctor... que siga vd recorriendo el camino del cine, pero no solo, sino con nosotros... y nosotros, valga la redundancia, para disfrutarlo enormemente.

¡Y por muchos años!

siouxie dijo...

Felicidades, desde fuera del mapa :)

pequeñoIbán! dijo...

oH! que ilusión me hace que se acuerde de mi cuando acabamos de empezar a conocernos

Eso hay que continuarlo... no basta con poner la pica en flandes hay que mantenerla

Muchas felicidades

Y un saludo muy fuerte!

robgordon1982 dijo...

Felicidades por el año II.

Felicidades por todos sus interesantisimos comments pasados y tambien por los futuros.

Felices navidades.

Feliz Año Nuevo

Feliz todo.

Un feliz saludo, doctor!

Alvy Singer dijo...

Doc mi más tardía y sonora enhorabuena. Lo seguiré diciendo.: iba a ser esto un blog de cine más, culto a la novedad y demás. Pero no.

Sigue siendo distinto y no con la voluntariosa necesidad de "ser algo" sino con la confirmación de que hay algo.

Y no hay que seguir otra línea , ni fideldiad, ni más , ni menos, sólo esperar a la próxima entrada. Soy sólo un figurante porqué hoy el protagonista , y mucho me complace decir que siempre, seguirá siendo usted.

Año II... Na, esto solo es el principio.

Dcine dijo...

Felicidades por mantener su "clínica" durante todo este tiempo, querido doctor. Como sabe he sido un asiduo cliente (lo de ser un niño cinéfilo últimamente está resulando algo complicado...) y de vez en cuando le he contado mis penas diligentemente a las que usted siempre ha respondido con amabilidad.
Le deseo un feliz año y que siga con su noble tarea durante muchos años más (y que siga aumentando su clientela, que como se puede ver no es poca), no dude en que me tendrá entre uno de sus seguros pacientes.

Un saludo,
Barry Collins

Anónimo dijo...

Muchas muchas felicidades, muchas muchas gracias por muchas muchas cosas.
Muchos muchos besos también :)

Anónimo dijo...

Año II y los que faltan doctor. Porque con los tiempos que corren, no me negará usted que su consulta se hará cada vez más necesaria.

Hasta que nos veamos de nuevo por acá. Que tenga usted un muy feliz fin de año.

Anónimo dijo...

¡Y que duren muchos más! ^_^ Se te ha olvidado recordar a los muertos... eh.. ^_^ ¡Feliz añito Bond para usted!