22 dic. 2006

It's a wonderful life


Cuando se acercan estas fechas tan señaladas, tan entrañables para unos y tan odiadas por otros, no hay película que mejor me parezca que recoge el sentimiento de la Navidad como "Qué bello es vivir" (It's a wonderful life, 1946). Esta obra maestra de Frank Capra, repetida en las cadena televisivas durante los días navideños hasta la saciedad, supone siempre una delicia. A pesar de haberla visto decenas de veces, uno no consigue evitar emocionarse, quizás por debilidad sentimental, o quizás porque Capra logró reunir la magia necesaria, aderezada con humanidad, optimismo, alegría y la ilusión de la esperanza, para llegar hasta el más hondo rincón del corazón.
Inolvidable historia, protagonizada por el gran James Stewart, llena de diversión, buenos personajes, brillante y sincera, que logra emocionar. Nadie puede permanecer impasible ante la conmovedora historia de George Bailey.


Para un servidor, en particular, no existe la Navidad si no se ve y disfruta esta película que es la mejor felicitación posible que uno se puede dar. Recomendada para que personas que crean en los valores más humanos.

¡Feliz Navidad!

13 comentarios:

Cobre dijo...

En cuanto salga del calvario este llamado trabajo, enchufo la mula y la pongo a bajar; ya te contaré, pero por alguna extraña razón me fio de tu criterio ;)

Un besazo niño, felices vacaciones en caso de q tengas y si eres un sufridor de los q no.. felices fiestas simplemente y paciencia q ya queda menos para agosto!

P.D. no me digas eso q me pongo nerviosa! ;))

el necroscopio dijo...

Dado que soy un hereje, alevoso y confeso, estas celebraciones (que en los EEUU son "el día de accion de gracias")sinceramente me parecen un asco. te ves obligado a socializar lo que el resto del año intentas esquivar como sea, y bueno, es una excusa perfecta para hacerse judío, budista o lo que sea con tal de no ir.
La película es lacrimosa y pastelosa y sinceramente prefiero el champán. Aunque es más visible que las múltiples entregas de la natividad de Cristo que estan en camino...
Un saludo Dr.

Anónimo dijo...

AAAADORO esta película. Es verdad que su lado excesivamente edulcorado y lleno de moralina yanqui de la época a veces "aburre" un poco, pero tiene escenas maravillosas y un clima muy adecuado, como bien dices, a estas fechas.

Para ver un domingo por la tarde con una tacita de chocolate caliente.

ALOMA69 dijo...

Pues siempre me ha dado pereza, es que no puedo con James Stewart, pero si alguna vez tengo ocasión de verla no la desaprovecharé, es un clásico de los de verdad, mi padre siempre está hablando de ella.

...Y PROSPERO AÑO NUEVO!!!

p.d.: tenga cuidado con los excesos, etílicos, claro.

Alvy Singer dijo...

Feliz navidad!!! A mi me gusta visitar Bedford Falls y también revisitar gremlins, la parodia perfecta.

pequeñoIbán! dijo...

A mi me parece una gran peli. Puede que no le haga nigún favor tanta reposición, o ser la peli de navidad por excelencia pero tiene encanto, ingenuidad (quizá en exceso) y está filmada con mucho carismo. Es lo mismo de siempre pero bien hecho, y a uno le saca una sonrisa

Un saludo!

Viola de Lesseps dijo...

Mi querido doctor:

La dama vuelve a casa por navidad, y para mí no hay navidad sin tres cosas: Sorteo de la Lotería (sin premio siempre), anuncio de Freixenet... y Qué bello es vivir...
Ahora ya está completa

Felices Fiestas.

Rita Peich dijo...

Yo no soy partidaria de las fiestas navideñas y la verdad es que la película no está entre mis favoritas (más que nada porque es taaaaan americanaaaaa....) pero le reconozco cierto mérito y calidad, eso no lo voy a negar

De cualquier manera, con campinatas y alas de ángeles o sin ellas, le deseo Dr unos felices días hasta que todos nos relajemos un poco del espíritu consumista que nos invade

Un beso

Anónimo dijo...

Que quieren que les diga, a mi siempre me han gustado las de Capra, y no soy precisamente la alegría de la fiesta. Por cierto, ¿como hacer una película de Capra sin Capra?, la respuesta: La Terminal y The pursuit for happynes.

Feliz Navidad. y no se olviden de Placido.

Anónimo dijo...

Pues debo parecer raro pero no la he visto. Activaré algún mecanismo elinkiano para verla y después supongo que sólo podré optar por dos vías:

- ¡qué buena es! la pienso ver cada año.

- ¡vaya pastelón yanqui! Me voy a vomitar al baño.

En fin, no se atraganten con las uvas, ni con los cubatas. :)

James Joyce dijo...

Dejemos las cosas claras: Podríamos vivir sin Navidad, pero sin "Qué bello es vivir"... no lo sé.

Por cierto, aunque no la reponen todas las navidades, a mí la Navidad también me recuerda a "Arsénico por compasión", no sé por qué.

Anónimo dijo...

Ay a mi también me encanta :)

Anónimo dijo...

Que obra maestra! Capra era un genio! Que pensa que algunos criticos modernillos lo desprecien por tener una visión optimista en la vida.
El genio de Capra bien merece revisiones constantes de sus peliculas para que las nuevas generaciones aprendan del buen cine.
Un saludo

PS: Me encanta tu blog, lo he descubierto por Blogissimo.