7 feb. 2010

Tiana y el sapo, sabor clásico pero con un guión flojo

Hoy tocaba llevar al mayor al cine. Sesión matinal, sala atiborrada de esforzados papás con hijos y palomitas a modo de alfombra. 'Tiana y el sapo' de Disney es la película elegida. Un regreso valiente y esforzado a la animación clásica en tiempos en los que el 3D se impone con fuerza. Una animación muy brillante, grandes momentos musicales, y una protagonista carismática, propia de la era Obama.

La música es sensacional, y más para un amante del jazz clásico, que de nuevo tiene como artífice al gran Randy Newman. Sin embargo, y siendo una película que gustará más a niñas que a niños, por aquello de la historia de princesas y príncipes encantadores, tiene momentos aburridos. Mi hijo fue contundente: papá ¡vámonos!. Menos mal que aguantó hasta el final, pero hay que reconocer que el guión flojea hacia la mitad y desaparece el villano con voz de Gurruchaga.

Podría haber estado mejor, aunque se merece una segunda oportunidad. Y esa será en versión original, porque el doblaje es de los peores que recuerdo en una película de Disney.

2 comentarios:

Tha dijo...

aggggg pues me has matado con lo del doblaje pero habrá que verla en Spanish que la niña no tiene mi afición por la VO

Jesús León dijo...

Bueno, lo del doblaje no es un problema para los peques, pero es que algunas canciones suenan horribles.

Besos!