12 sept. 2007

¿La resurrección del western?


El mes de septiembre nos ofrece dos espléndidas películas con un denominador común: el western. "3:10 to Yuma" es un remake del clásico "El tren de las 3:10" y cuenta con una pareja de protagonistas de primera línea: Christian Bale y Russell Crowe, se ha alzado en el número uno de la taquilla estadounidense. El otro film está protagonizado por Brad Pitt y cuyo largo título es "The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford" y que le ha significado al actor la copa Volpi a la mejor interpretación en la recién finalizada Mostra de Venecia.

Todo ello significa que las clásicas películas de vaqueros siguen atrayendo al gran público y de nuevo se pueda vaticinar la resurrección del género. Quizá sea muy pretencioso afirmarlo, pero se trata de un género que ha vivido muchas etapas y cada vez se reinventa en la forma pero siempre respetando los ingredientes que conforman la receta de un verdadero western. Y es que se trata del único género propiamente cinematográfico, nació con el cine, allá por los albores del siglo XX en las áridas tierras del oeste americano, donde la incipiente industria del cine encontró un paisaje espléndido para rodar unas películas que retrataban capítulos de la reciente (por entonces) historia del gran país norteamericano. Anteriormente existían pequeñas novelas que contaban historias de cowboys y forajidos, pero fue el séptimo arte el que encontró un filón para desarrollar, tanto la técnica cinematográfica, como la narrativa. Además, descubrió en los desérticos paisajes de Nevada y Colorado un entorno único para los rodajes.

Ahora, en pleno 2007, parece que las historias del salvaje oeste, los asaltos a trenes, robos a diligencias, las cargas del séptimo de caballería o el grito de los indios a caballo pueden volver a resurgir para el deleite de los espectadores del siglo XXI.

Aúnque la taquilla ha respondido bien con el remake de Christian Bale y Russell Crowe, veremos qué va opinando la crítica, mientras que con la densa historia del forajido más legendario, Jesse James, y a pesar de que Brad Pitt se alzara con el premio en Venecia ha cosechado duras críticas, por tratarse de un film largo, complicado y que ha supuesto un suplicio de postproducción (la primera versión en el sala de montaje superaba las cuatro horas). A pesar de todo ello, veremos si las productoras se suben al carro aprovechando el fuerte tirón y más cuando las apuestas por los Oscar ya empiezan a contar con Brad Pitt.

5 comentarios:

marcbranches dijo...

Bueno, en primer lugar bienvenido de nuevo a la blogosfera, que no me había percatado de su vuelta, doctor. En cuanto al retorno del western, permítame mostrarme pelín escéptico. Hollywood funciona a base de modas cada vez más pasajeras, y puede que esta sea una más. recuerdo que hace úna década hubo otro intento de revival del género, regenerado sobre la base de "Sin perdón", y en la que nos encontramos con cosas como "Tombstone", "Wyatt Earp", "Geronimo", "Rápida y mortal", "Cuatro mujeres y un destino"... todas en el lapso de unos pocos años. Tal como llegaron desparecieron. A ver qué pasa ahora con esta nueva aproximación, que parece asentarse en el sungénero "western crepuscular". O asín.

Saludos.

Andrés Fevrier dijo...

Yo tampoco creo que el western "resucite". En parte por lo que menciona marcbranches. Pero además porque me parece que algunos de los códigos del género se mudaron del Oeste a la ciudad, a escenarios urbanos. En algún sentido el espíritu del western sigue vivito y coleando, aunque con otra forma.

Un saludo

Otra Chilanga dijo...

Yo, independientemente o no de la "resurrección" del género; lo que agradeceré es que el boom de zagas fílmicas se detendrá por lo menos un instante. Si no fuera porque en la ciudad de México contamos con la Cineteca Nacional el único cine que hubiera visto en los últimos meses hubiera sido las enésimas partes del buen negocio cinematográfico. Ahora, por lo menos, estas dos nuevas películas, con el trabajo de los señores Bale, Crowe y Pitt como una cierta garantía, será mínimo un respiro.

Lucinda dijo...

Hey Doc!

Yo nunca he sido personalmente muy fan del western, pero es un género que vuelve loca a mucha gente, así que si es resucitado con dignidad, bienvenido sea... y más con Christian Bale (aunque tendrá que pulir su acentazo de Gales...)

Un beso.

www.espiralroja.com

Alvy Singer dijo...

Menuda sorpresa ¿eh? Yo que pensaba que bailando con lobos era la devaluación definitiva del western. Costner se redimió con Open Range (que en fin, es una buena película sin mandangas ni carteros) y ahora esta arrasa. Yo confio en ella.