14 feb. 2007

La matanza del día de San Valentín

El 14 de febrero es un día evocador para el amor. Pero si nos remontamos a 1929, en la ciudad de Chicago, mientras miles de parejas se besaban y el amor se tornaba protagonista, un puñado de hombres armados a las órdenes de Al Capone masacraron a los hombres de O'Banion, su rival.

En plena ley seca, la disputa entre las bandas mafiosas de Chicago por el control del tráfico ilegal de alcohol se volvió encarnizada. Dion O'Banion, un tipo extraño, era el principal rival de Al Capone, en creciente apogeo por aquel entonces. Dion era mafioso de noche y floricultor de día. Mientras cuidaba en su local de las orquídeas llevaba ocultas en su cuerpo tres armas de fuego. No eran tiempos para descuidarse.

Un buen día, tres hombres (de Capone) se detuvieron frente a la floristería, uno de ellos lo saludó efusivamente y lo retuvo mientras los otros dos le hicieron entrega de un ramillete de balas. En el entierro, Al Capone le envió un ramo, esta vez de flores, con su nombre.
Así las gastaban por aquel entonces. Pero no fue suficiente para acabar con el rival. Los hombres de O'Banion no se amilanaron y le dejaron un recado. Barrieron el hotel de Capone y sus edificios colindantes con sus ametralladoras y a plena luz del día. Un tirador entró a su despacho y le roció con cien balas, mientras Capone se escapaba milagrosamente lanzándose al piso en el restaurante del hotel.

La guerra no se detuvo y el 14 de febrero de 1929, siete hombres de O'Banion estaban sentados en un garaje esperando un cargamento de whisky, cuando se detuvo en la puerta un coche del que se apearon tres policías y dos civiles. Entraron, los desarmaron y les ordenaron ponerse de espaldas con las manos en la pared. Los de O'Banion no temieron nada, en principio, puesto que los asuntos con la policía solían estar "arreglados". A continuación, los dos hombres de civil vaciaron sus ametralladoras. Los tres policías esposaron a los dos civiles y salieron en el mismo coche. Cualquier transeúnte solo había presenciado un habitual arresto por parte de los agentes. Un plan ingeniado y perpetrado bajo la tutela de Al Capone.

Esta cruenta historia ha sido contada en películas como la comedia de Billy Wilder, "Con faldas y a lo loco" ("Some like it hot", 1959). O también en "Scarface" (1932). Pero fue el maestro Roger Corman, quien en 1967, dirigió "La matanza del día de San Valentín", basándose fielmente en los hechos precedentes y que dieron lugar a la famosa masacre.



Con la concisión y sencillez propias de Corman, realizó una película dura y realista, contando con el mayor presupuesto de su carrera, lo que no quitó que Corman impusiera cierta austeridad de medios para la realización. La película comienza con el descubrimiento de los cadáveres por una vecina del local donde fueron masacrados por los sicarios y mediante sucesivos flashbacks se van contando pasajes precedentes, atribuyendo la responsabilidad de la matanza a Al Capone, interpretado magistralmente por un duro Jason Robards. La película contiene grandes escenas de violencia, intentando reconstruir los verdaderos hechos y la manifiesta crudeza de la mafia de la época. Corman hizo un ejercicio de estilo, limpio y simple, intentando mostrar la acción desgarradora y la violencia explícita, con gran verismo, acompañados de una fotografía y una música que refuerzan la ambientación. Como curiosidad, apuntar que un jovencísimo Jack Nicholson (descubierto por Corman) aparece brevemente en la película.

Feliz día de San Valentín, día para el amor y saldar cuentas pendientes.

20 comentarios:

Cobre dijo...

¡Que buen título para el día de hoy!.
La película pinta bien; habrá q enchufar el emule y comprobarlo.

Un beso Dr.

MacGuffin dijo...

Hmm, me ha picado la curiosidad por ver la peli de Corman.
Qué buena la explicación que daba Jack Lemmon de los agujeros de baja del bajo, "son los ratones" ;-)

e-catarsis dijo...

...¡¡¡lo sabía!!! ;-)...

...ahora no tengo tiempo de leerle como se merece pero...¡caray!...lo sabía, hasta después...


Saluetes muy mafiosos

el_irlandés dijo...

Vaya, qué cosas aprende uno leyéndole doc. Pues ya me cae mejor el señor Capone, que falta hace ponerle un poco de vísceras a tanto almíbar endulzado al rico azúcar glas. Para echar la pota, si me lo permite.

ALOMA69 dijo...

Los mafiosos siempre a su bola y a contra corriente.

Esperemos celebrar el día de hoy amorosamente y dejar lo de saldar las cuentas para otra ocasión.

Saludos!!!

pequeñoIbán! dijo...

Mejor no saldar cuentas pendientes porque entonces la cosa si que puede acabar como la matanza del día de san valentín...

... y yo que estuve apunto de hablar en mi blog de "Un san valentín de muerte"... muchísimo peor que la pelí de Corman... aunque no por ello poco divertida.

Lucinda dijo...

Ni siquiera había oído hablar de la película... pero gasta buena pinta. Al Capone siempre es buena fuente de inspiración para muchos films.

Yo San Valentín no lo celebro el 14 de febrero, por eso de ir contracorriente. A cambio, lo celebro los 364 días del año restantes, que es cuando mola de verdad.

Besos, doc.

J.Álvarez dijo...

Genial q recuerdes esta peli hoy! ;D un saludo, amigo!

Elektra Natchios dijo...

Qué curioso! Y pinta muy pero que muy bien, además de que me gustan demasiado las pelis de mafiosos. Me la apunto :) Feliz Día!!

MALEFICABOVARI dijo...

Vaya, mientras unos se besaban, otros se mataban, paradógico, no? Bueno, invita a pensar, pero la verdad es que hay muchas parejas de esas que se regalan algo en este puto día que luego se matarían entre ellos por un vulgar pincho de tortilla, que no es oro todo lo que reluce...
Interesante recomendación, intentaré verla, la de Corman, lo prometo. Dele mis mas sinceras felicitaciones a su amada, la botella de Jhonny Walker, hágale un regalo, bébasela entera de una sola vez, ponga sus labios en ella cual amante entregado, y celebre su San Valentín dormidito bajo sus efectos. Joder, si hasta parece una persona el vidrio este...
Besos de anestesia que todavía me queda de ayer...
Maléfica

siouxie dijo...

Siempre que escucho "San Valentín", me acuerdo de aquella noche de 1929 en Chicago.. !Qué frío hacía!, y con esa húmeda niebla espesa.., que mal rollo, que mal rollo.., Es que no somos nadie mireusté!

e-catarsis dijo...

Y con algo más de tiempo y leído el hilo comentar que sin duda si hay que hacer algún homenaje /recuerdo hoy es para este suceso, lo otro son temas comerciales sin más.
Del Sr. Corman que puedo decir..a mi me encantan esa serie de películas de corte gótico que protagonizadas por Vincent Price, recreaban relatos de Edgar Allan Poe...una gozada, recomendar La Máscara de la Muerte Roja, aunque no recuerdo bien pero no creo que esta esté basada en ningún relato.

Como siempre excelentes y evocadores hilos Doc.

Saludos

Marnie dijo...

Si es que cuánto daño hizo la ley seca. Y lo mezclar amor y balas, más que una simple coincidencia, es una tradición.

La peli es una pequeña joyita, aunque la vi hace mucho tiempo y ya va siendo hora de recuperarla.

Viola de Lesseps dijo...

Curiosa y acertada elección, mi querido doctor. Huir de maniqueismos y romanticismos y entrar en el cine de gansters... creo que me voy a apuntar a su celebración, me gusta más que la idea del consumismo.

Saludos nocturnos.

Anónimo dijo...

Doctor, ¿a quienes vota a diario?

Ixchel dijo...

Es buena le película hace poco menos de un mes recién la volví a ver. Me gusta tú tipo de reseñar, le buscas, te vas a lado histórico eso habla de que te gusta investigar.

Saludos Doc.

Noa dijo...

Interesante, pero no sólo para el Día de San Valentín.

Un beso Doc!

marta de esparta dijo...

hay algunos amantes que no merecen mejor regalo en el día de los enamorados que una matanza de san valentín ;)

apesardemi dijo...

¡Qué buena elección! Una mirada diferente a tan celebrado y defenestrado día.

Las pelis sobre la mafia americana siempre me han atraído, aquellos años entre guerras fueron muy pasionales.

Saludos Dr.

Tha dijo...

Debo ser la reencarnación de uno de aquellos muertos, por eso del odio al día.
Ains voy a tener que volver a poner la película que hace una eternidad que la ví ¡con lo que me gustan!
Doctor, usted si que sabe celebrar semejante día ;)
Besos