31 ene. 2007

Maldito muñeco


Los muñecos de ventrílocuo dan miedo. A pesar de que todos nos acordemos de los populares "Monchito", "Rockefeller" y "Macario" de José Luis Moreno (el ventrílocuo nacional por excelencia), o también Mari Carmen y sus muñecos, con el pato "Nicolás", el león "Rodolfo" y su gran estrella "doña Rogelia". El humor no es el sentimiento más común en este tipo de engendros. Al fin y al cabo se trata de dar vida, ponerle voz a un muñeco, pero siempre dependiente de su dueño, de su ventrílocuo. Algo realmente interesante que indujo a la sofisticación desde finales del siglo XIX, tanto en la técnica de construcción como la del propio ventrílocuo, y que ha dado lugar a infinidad de muñecos parlantes, verdaderos autómatas que el cine no ha obviado.

Tengo que reconocer que los muñecos (y muñecas no inflables) me dan grima. Cuando te los encuentras a solas, en determinadas circunstancias y mirándote fijamente, lo que menos se me ocurre es sonreir. Normalmente les sacudo una patada para alejarlos, o bien me alejo. Quizás muchas películas me hayan influido en ese sentimiento, pero lo cierto es que te entran ganas de patearlos hasta borrarles esa enorme sonrisa y cerrarle los putos ojos poseidos.

Pronto se estrenará "Dead Silence", una película cuya trama gira alrededor de un muñeco de ventrílocuo y, por supuesto, dará más de algún susto. No en vano, está detrás de la historia James Wan, director de la originaria "Saw", que ahora vuelve con ánimos remozados para hacer saltar a los espectadores de la butaca y encoger sus corazones. La película cuenta la historia de Jamie y Lisa Ashen, una pareja que se muda a un pueblo perdido en dónde ella será asesinada. El marido buscará al asesino y se topa con la leyenda local de un ventrílocuo asesino. La mirada del muñeco de marras lo dice todo. Seguro que más de un susto nos depará.

Mirando atrás recuerdo algunos otros muñecos de ventrílocuo que nos ha dejado el cine, que también provocaron (y siguen haciéndolo) acojonamiento en su visionado.

Lon Chaney protagonizó uno de los primeros ventrílocuos del cine en "The Unholy Three" ("El trío fantástico", 1925), donde se mezclaban actos de travestismo, brutalidad (un enano golpea a un niño desfigurándolo) y ventriloquía a través de un loro y un muñeco. Curiosamente Chaney falleció tras rodar un posterior remake de la misma (en 1930) de un cáncer de garganta.

El gran Eric von Stroheim protagonizó "The Great Gabbo" en 1929. Un excepcional y malévolo ventrílocuo que se comporta mejor con su adorado muñeco Otto, al que no le cae simpática Marie, la compañera de Gabbo. Ella acaba dejándolo porque se quiere convertir en una estrella en Broadway. Mientras Gabbo intenta que regrese, el muñeco Otto se va apoderando de su propia personalidad. Un drama sobre un hombre emocionalmente reprimido. Esta película tuvo mucha influencia en historias posteriores sobre muñecos y sus ventrílocuos, por lo que es una auténtica joya, ya que además von Stroheim dirigió parte de la misma.

"Dead of Night" ("Al caer la noche", 1945) fue otra exitosa y destacable película con muñeco parlante incluido. Producida en los estudios británicos Ealing y dirigida por Alberto Cavalcanti, aglutina varias historias de misterio y horror, siendo una de ellas la de un muñeco de ventrílocuo que controla a su poseedor. Está considerada un clásico del fantástico, con gran encanto y es una de las primeras películas que recopila historias cortas de tintes terroríficos. El último capítulo de la cinta está protagonizado por Michael Redgrave, que da vida un artista que es dominado por su marioneta. Un cambio de roles sugestivo y espeluznante, atenuado por el aterrador rostro del muñeco y su resquebrajosa voz.

En 1964, Richard Gordon produjo "Devil Doll", otra producción británica, que cuenta la historia de "El gran Vorelli" un hipnotista y ventrílocuo, protagonizado por Bryan Haliday. Vorelli escapa de la isla del diablo junto con un científico con quien comparte el conocimiento de un proceso secreto para miniaturizar seres humanos. Con este planteamiento inicial, intentará más tarde transferir el alma de una mujer a su muñeco Hugo.

Un joven Anthony Hopkins protagonizó otra historia de ventrílocuos muy conocida: "Magic" ("El muñeco diabólico", 1978) dirigida por Richard Attenborough y basada en una novela de William Goldman. Se narra la manida relación entre el muñeco y su antagonista ventrílocuo. Es la trágica y oscura historia de Corky, un mago novato incapaz de trabajar solo, que carece de encanto, personalidad y seguridad en sí mismo, por lo que prepara un espectáculo de ventrílocuo con un muñeco llamado Fats, que le supone un gran éxito. Cuando acude al amor de Peggy Ann, el control que tiene Fats sobre Corky no es nada en comparación con sus celos y temor a ser reemplazado.


También han existido otras obras mencionables, como un capítulo de la serie de televisión "Alfred Hitchcock presenta" (1955), titulado "The Glass Eye" y protagonizado por Jessica Tandy, que obtuvo un Emmy y se considera como una verdadera obra maestra.

Ya saben, ándese con ojo avizor cuando se topen con uno de esos malditos muñecos.

20 comentarios:

Hombre Lobo dijo...

Bueno, los muñecos de ventrílocuo dan un mal rollo que no veas...

Además hay que mencionar uno de los más famosos episodios de "Cuentos de la cripta", titulado precisamente "The Ventriloquist's Dummy", que estaba dirigido por Richard Donner con guión de Frank Darabont (casi nada).

Y por cierto, me ha picado la curiosidad con esa de "El gran Gabbo". El personaje de los Simpson está obviamente inspirado en él, ¿no?

pequeñoIbán! dijo...

Que si dan miedo los muñecos... y todo lo relacionado con Jose Luis Moreno también

La verdad es que creo que me voy a bajar el de Alfred Hichtcock presenta que me ha llamado mucho la atención

Otra cosa parte... te iba a preguntar lo mismo que el hombre lobo... si lo de Gabbo tenía que ver con los Simpson


Me voy a hacer mi examen de hoy... que me están robando tiempo... pero lo cual no significa bajo ningún concepto que deje de leerte... aunque sobraba la explicación

Un saludo!

Dr. Strangelove dijo...

Tengo que investigar lo de Gabbo y los Simpson.

Para los interesados os dejo un vínculo al youtube con la película de Lon Chaney (la de 1925) completa:

http://www.youtube.com/watch?v=aMK9ZM8kxCo&search=lon%20chaney

Cobre dijo...

Patearlos?, joder chato; estoy de acuerdo contigo en q no son muy agradables, pero eres más radical q el Chivi!.
No me gustan, no me hacen ni puñetera gracia.

Besos, Dr.

e-catarsis dijo...

Me resultan muy simpáticos, pobres con esas caritas hechas de materiales diversos y esas sonrisas....luego claro el director ( siempre el gran culpable ;) ) les obliga a sacar su "vis" terrorífica para actuar y...de ahí la mala prensa, pero nada que ver...

Doc es Ud un exagerado...mira que andar asustando así al personal...


:)))))

Saluetes terroríficos pero tiernos

Betote dijo...

El muñeco de la primera foto, además, se parece bastante al propio José Luis Moreno.

Eso SÍ da miedo...

Saludete.

ALOMA69 dijo...

Terrrrror!!!

Saludos!!!

Anónimo dijo...

Soy Maléfica, sigo sin cuenta de google cuando le da la gana...
Este post de hoy tiene un ritmo trepidante, no decae en ningún momento, ni parece siquiera que vaya a haber final, es brillante, y lo documentado que está ud, mas. Yo odio todos los muñecos esos, para mi son expeluznantes, en general todos los muñecos me parece que tienen algo diabólico, no se, será esa quietud de sus miradas, que no es de este mundo. Yo tengo una en casa de mi hija que mide 1.20, y se presta a toda broma de amigo-a que pase por aquí. Un día entré en su habitación, y mi hija la había cambiado de sitio, y..joder, laosti, casi muero, lo juro. Otro día la metí en el coche para llevarla a casa de una amiga de mi hija, con cinturón y tdo, y daba un cangrelo que te mueres, y para mas inri, otro día mi hija se la dejó, yo me fuí de marcha, y el del parking casi muere cuando enfocó con su linterna a la guapa. Sí... los carga el diablo.
Bss, una vez mas estuvo ud insuperable.
Maléfica

Noa dijo...

Mal rollito si. El Monchefeller este es feo de narices... A ver si Wan le saca jugo para darnos miedito de calidad. O por lo menos miedito. :P

Otra cosa, veo que las imágenes de blogger están en todos los sitios funcionando mal. Espero que no agonten mi paciencia más de lo necesario.

Un beso Doc.

Lucinda dijo...

Los muñecos tienen ese algo histriónico y maligno que en realidad, es un reflejo de nosotros mismos, pero en hijoputa (más, si cabe).

Gran artículo. No sé si veré la película de marras (parece que al director le ha dado, efectivamente, por los muñecos siniestros) pero lo que es cierto es cierto: dan miedo.

Besos, doctor.

Marnie dijo...

Los muñecos en general dan muy mal rollo, y los de ventrílocuo todavía más. Ahora, para realmente inquietantes los ventrílocuos mismos. Eso de que una persona hable como por dentro, le meta mano a un muñeco y encima lo tenga que usar para comunicarse... Y quita, quita, que aunque el Moreno y la Mari Carmen fueran de buenrolli, la grima diabólica que daban.

Por cierto, en las "Historias para no dormir" de Chicho originales, ¿no había también un episodio sobre esto? Es que no las he vuelto a ver desde pequeña, pero me suena algo de un episodio sobre un muñeco ventriloquil (mmm, esto suena a medicamento contra los gases) que cobraba vida. ¿O sería un enano? El caso es que lo recuerdo porque se me quedó grabado del miedil que me dio.

Buen repaso! A ver qué da de sí la premisa en manos del de Saw...

Tha dijo...

Ufff qué miedo, después de la peli aquella del muñeco debajo de la cama ya no puedo mirar a la cara ni a los peluches.
Me quedo sin duda alguna con la película de Gabbo y Otto ¡fantástica!

Besos dinámicos

La Otra Chilanga dijo...

Comparto tan nobles sentimientos para con estos muñecos Doc. A mí el tema me recuerda la película El hombre de papel, protagonizada por Ignacio López Tarso. En ella, un extrañamente Luis Aguilar actuando bien le vende al Mudito de López Tarso el Titino, un muñeco de ventrílocuo al que el mismo López Tarso termina destrozando porque lo que en verdad quiere es un hijo... nada que ver con Pinocho.

apesardemi dijo...

Dr, a mí también me dan grima, no me gustan. Son como androides de muñecos, hablan y gesticulan pero son fríos, no transmiten sensaciones acordes con su cualidad de muñecos, son extraños.

Buena recopilación.

Saludos, Dr.

Lluna de foc dijo...

Uff... todavía tengo terror a estos engendros de muñeco, no puedo ni verlos juntamente con los payasos, de pequeña vi demasiadas pelis de miedo...

siouxie dijo...

Los muñecos de ventrílocuo son todos insoportables a excepción de uno: DOÑA ROGELIA. !Hombreyápodiosh, cómo vamos a renegar de la Abuela de Ehpaña?? :)

Por cierto, esa peli que van a estrenar: Que no me esperen a verla, que estaré en la sala de al lado comiendo palomitas, pitas , pitas pitassssss!

siouxie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
el_irlandés dijo...

Puea a mí macario me acojonaba bastante. Creo que de ahí viene lo de mi alcoholismo.

Alicia Liddell dijo...

¡Qué barbaridad! Cuantísima erudición.

Sofia dijo...

Felicidades por tu resumen de peliculas con muñecos.
Yo soy el extremo contrario. Soy una cagada para las pelis de miedo pero sin embargo los muñecos de todo tipo, de ventrilocuo, de porcelana antiguos, las Mariquitas Perez... todos me encantan.
Me atren mucho los muñecos que dan grima.
Precisamente en unos dias me comprare uno de ventrilocuo por ebay.
Me gustaria añadir tu entrada en la mia. Sobre la que hablo de los muñecos.
Un saludo!