29 jun. 2006

Elizabeth Short, The Black Dahlia

Toparse con un cadáver no resulta una experiencia agradable en ningún caso. Si además, la muerte se ha producido en circunstancias violentas la sensación no se olvida jamás. Eso me sucedió hace algún tiempo. Tras una noche de las mías, ya con el sol incipiente, con esa luz cálida en la que la noche se rompe, tropecé con un cuerpo yacente. No es que fuese con tal cogorza que no lo viese. Sino que al girar una esquina y justo al descender unos escalones me tropecé con algo que me hizo perder el equilibrio. Mi corazón quiso salir disparado por la boca y tuve que hacer un gran esfuerzo para no perderlo. Del tropiezo casi acabo con los huesos en el suelo junto al fiambre. La sangre empezaba a formar un charco pastoso y oscuro por momentos. Era una mujer, imposible determinar su edad en esas circunstancias, pero había caído violentamente desde las alturas y su cuerpo estaba dispuesto como uno tantas veces ha visto en películas pero que nunca se imagina de verdad.
Miré alrededor y no había ni un alma. Sólo los gorriones y las golondrinas sobrevolaban curiosas. No tuve el valor de volver a mirarla. Ya fue suficientemente impactante toparse así, de sopetón, sin quererlo como para ahora hacer un exámen visual en plan CSI. El estómago se me puso al revés y se quedó pegado a mi espalda. Me aparté unos metros y a los minutos empezaron a aparecer los siguientes testigos, para la policía y el forense serían los primeros, puesto que yo me marché. Parece cobarde y ruín, pero aquella visión me aterrorizó sobremanera y no pude conciliar el sueño en varios días. Todo esto me ha venido a la mente con la nueva película de Brian de Palma.
Elizabeth Short, una joven actriz de la década de los años cuarenta, apareció de esta guisa en un descampado. Su cuerpo estaba diseccionado, mutilado y severamente torturado. La Dalia Negra, como se conocía a Elizabeth, por su afición a vestir de negro, fue un caso de crimen sin resolver que convulsionó a la sociedad de Los Ángeles de la época. El departamento de policía se topó un caso difícil, polémico y oscuro que fue muy sonado.

James Ellroy noveló esta trágica historia, dándole el apropiado tinte de género negro que requería. Ahora, Brian de Palma ha filmado su adaptación, firmada por Johh Friedman, para volver al género donde mejor sabe desenvolverse y que tanto éxito le ha reportado.
El reparto es de joven y prometedor: Josh Hartnett, Scarlett Johansson, Hilary Swank, Aaron Eckhart y Mia Kirshner. Tiene todos los ingredientes para convertirse, a priori, en una gran película. No obstante, otra novela de Ellroy, L.A. Confidential, fue magistralmente adaptada y obtuvo un a notable repercusión. Con ésta guarda grandes paralelismos: mujer rubia, dos detectives, traiciones, seducción, corrupción policial, además de la época y el enclave (Los Ángeles, años cuarenta y cincuenta). Los dos detectives, "Bucky" Bleichert y "Lee" Blanchard, ex boxeadores con cierta rivalidad, se encargan de la investigación del caso y pronto, uno de ellos (Bucky, el papel de Josh Harnett) descubre que su novia Kay Lake (Scarlett Johansson), a la que es infiel con una amante (Madeleine Sprague por Hilary Swank), podría tener relación con la muerte de Elizabeth Short (Mia Kirshner), a la vez que se destapa una conspiración dentro del departamento de policía. Con este argumento, que mezcla los hechos reales novelados por Ellroy y elementos de pura ficción, se nos presenta esta nueva película del maestro De Palma.

Ojalá toparse con un cadáver siempre sea una ficción. Es una experiencia real poco recomendable.

11 comentarios:

LOLITA LOP dijo...

ufffff ... se me acaban de revolver los filipinos que he desayunado hace poco ... que susto ¿no?... pobre ...

en fín ultimamente me estan llegando por varios medios historias de suicidios ... espero que no sea una señal que a mi me encanta la vida ...

Bueno días Doctor

Roque dijo...

Tiene muy buena pinta la película...mucho más que encotrase con un cadaver.

MacGuffin dijo...

Si a De Palma le sale bien, desde luego va a ser una gran película. Sólo esperemos que vuelva a ser el de "Los Intocables", o el de la primera media hora de "Ojos de serpiente".
Un saludo, doctor, y espero que se recupere pronto de la impresión.

MalditosTacones dijo...

También habría que haberle preguntado al cadáver su impresión al toparse con usted...

Un beso Doctor, de esos que van con retraso...

Lucinda dijo...

Cada vez me deja más y más sorprendida. No sólo escribe tan bien que hace que todo se imagine y se sienta (hasta dolorosamente) si no que además nos destapa información de la buena y bien explicada (siempre se agradece).

Si bien Brian De Palma no es de mis favoritos en esto del cine, habrá que darle una oportunidad de las grandes. No estaba al tanto del caso de esta actriz que has mencionado (Elizabeth Short)pero en la foto de Mia me encanta como va vestida.

Un beso, doctor.

Lucinda dijo...

¡Revise su correo, por cierto!

pilar dijo...

Comparto contigo la (desagradable) experiencia de toparme con un cadáver en plena calle. A mí me pasó a plena luz del día. Para más señas un lunes, de primavera, a las 5 de la tarde. Yo pasaba casualmente por allí con una amiga (ibamos a prepararnos un examen) y algo crujió detrás nuestra. Un golpe seco.Algo que había caido como del cielo. Volvimos la espalda y vimo lo que nunca se debería ver.
Lo peor de todo, lo que me costó más trabajo olvidar, fue el grito que pegó su marido (que bajó corriendo a la calle)al descubrir el cuerpo.

El cine es mucho mejor, en todo.

Un beso, Doctor

6dedosgordosdelpie dijo...

Después de Femme Fatale, si hubiera una historia que, al azar, pudiera De Palma llevar a su terreno y se me propusiera una peregrina proposición anterior al conocimiento del filme del que usted habla, hubiera escogido sin duda la leyenda de Short. Siempre soñé con una adaptación maquievélica y mordaz de LA DALIA, y sólo alguien capaz de resucitar el vouyerismo cool de los ochenta en una blanquita sosa como Rebecca Romjin podría medirse con tamaña tarea.

Lástima ese Josh Harnett, al que no acabo de ubicar dentro una pesadilla Hollywoodiense así. Su gomina y su acné cantan a los dioses. Tampoco estoy seguro de si Johansson cumplirá. Depende de la imagen que le convenga mostrar (por contrato o por ovarios). Si se planta atufando a perfume trash francés, mal vamos; si se enrola en el disfraz satírico de Match Point o, en menor (aunque infravalorada y olvidada) medida In Good Company... dará la talla. Nunca mejor dicho.

"- Doctor, ¿hemos llegado?"
"- Espera sentado y no des la lata. ¿Te hace un donut?"

desconvencida dijo...

Esta película se me escapó de los cines cuando fue estrenada, pero gracias por recordármela, a ver si la veo un día de estos... me apasiona el cine negro.

Alvy Singer dijo...

Leerme la novela y.... ver la película.

Y que De Palma vuelva a ser DEPALMA. Con mayúsculas. Eso espero. Y no es poco.

thalatta dijo...

Un género de mis favoritos, esta no me la pierdooooo.
Más besos...