12 jun. 2010

A la ministra González-Sinde no le gusta el cine


Desde que la guionista y ex presidenta de la Academia del Cine, Ángeles González-Sinde, alguien sin prepararción política alguna y escasa relevancia en el panorama cultural más allá de este cargo, fue nombrada ministra de Cultura, la cosa no pintaba nada bien. Elegir a una persona sin preparación, sin vinculación con la planificación y desarrollo de políticas culturales parecía un error grave por parte del presidente del gobierno. Pero lo cierto es que tenía otra intención mucho más evidente para lo que González-Sinde podría cumplir a la perfección: convertirse en el perro de presa que, supuestamente, defiendera la industria cinematográfica, musical y cultural. Craso error.

En los tiempos que corren los políticos ya han perdido la conexión con la realidad social (si es que alguna la tuvieron) con las nuevas tendencias, las costumbres, la tecnología y la enorme presencia de Internet en la vida de la población. Se quiere ver en Internet el enemigo y se ha puesto toda la parafernalia política para crimilalizar actos perfectamente legales, extendidos y socialmente aceptados que sólo están sirviendo para cambiar el concepto de difusión y aceptación de la cultura y sus expresiones. Pero la presión de los lobbies de la cultura, productores, algunos artistas, así como de los medios de comunicación tradicionales abocados al hundimiento por no haber sido capaces de subirse a tiempo al tren de alta velocidad de Internet quieren convertir la cultura en un medio para controlar al ciudadano, que ha encontrado en la Red, un medio democrático, extendido y fácil de acceder a contenidos culturales impensables hace poco tiempo.

Es sólo un primer paso, los políticos saben que tienen la batalla perdida con Internet. Que intentan, en balde, subirse al vagón de cola y señalar al grupo político que no lo hace con la mera e hipócrita intención de ganar poder, pero no para cambiar nada. Ninguno sabe como afrontarlo, mientras se dejan aconsejar y guiar por lobbies, por las todopoderosas telecos y algunos medios azotados por la crisis sin capacidad de reacción. El siguiente paso será intentar manejar las corrientes de opinión que tanta fuerza están logrando en Internet, un medio idóneo para ello. Y con ello volver a manejar a su antojo a los sufridos ciudadanos que ante la imposibilidad de poder acceder a una cultura al alcance de cada vez menos bolsillos, intentan encontrar su modo de consumir cultura. Porque es necesaria y más en épocas de cejas caídas, de miradas cabizbajas.

A esos ciudadanos que intentan encontrar una alternativa más económica para poder ver cine se les intenta convencer de que están haciendo un acto delictivo, que son criminales, que eso no está bien. Sin embargo, son por los que existe el cine, porque lo consumen, lo buscan y encuentran en la ficción de las imágenes en acción una forma de evasión y disfrute. A esos es a los que les gusta el cine. A Ángeles González-Sinde, que tras intentar poner en marcha la cacería política acabará relegada en algún rincón del olvido, porque su futuro político no ha existido, ni le ha importado. A González-Sinde no le importa ni le gusta el cine.

5 comentarios:

Scotty dijo...

Hola, Dr. Strangelove.

No me atrevo a opinar sobre estas cuestiones pero me repelen los ataque sistemáticos a estamentos o personlidades. En el caso de González Sinde la cosa me parece especiaalmente sangrante. ¡Todos contra Sinde!.

Nos atrevemos a fiscalizarla como persona, artista, ministra, cineasta, mujer... La cosa ya me cansa.

Y, por sistema, casi siempre me despieratan simpatías los perseguidos. Pobre González Sinde. Yo que ella me iba a mi casa y que arreglara el mundo de la cultura cualquiera de nosotros, que tanto nos atrevemos a sentar cátedra de nustros conocimientos en la materia y a echarle en cara lo que ella hace tan mal y nosotros sabríamos hacer tan bien.

Esto es sólo una opinión que quisiera que te tomaras como un reproche a tu artículo.

A mí lo que me interesa es ver cine.

Un cordial saludo. Te seguiré leyendo para lo que me hago segidor de tu blog. Espero que, si le echas un vistazo al mío, te guste mas allá de que a veces coindidados y a veces no.

Jesús León dijo...

Hola Scotty, bienvenido tu comentario, no todos podemos opinar igual. En cualquier caso no es un post gratuito y conozco bien el asunto, te lo aseguro. No es por subirme al carro de la crítica fácil, sino más bien de indignación de un buen cinéfilo que se siente "atacado" por la clase política actual. Allá cada cual con sus opiniones, pero desde luego no debía ni quería callarme lo que pienso de este asunto.

En cualquier caso, no es un ataque insultante, como habrás comprobado, sino respetuoso. Y también te digo que el perseguido en este caso no es el político, sino más bien el ciudadano que no tiene demasiadas opciones para defenderse más allá de mostrar su opinión.

Gracias y por supuesto, visitaré su blog.

cibersan dijo...

Jesus
esta chevere tu blog... segui posteando.

ahi te dejo para que lo cheques:

www.tumentepoderosa.blogspot.com

fer

coco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
guillermo dijo...

de politicos ignorantes esta lleno el mundo