27 mar. 2007

Mr. Brooks



Hoy tengo en mi gabinete un caso difícil. Uno de esos personajes de alma torturada, de desdoblamiento de personalidad. Un hombre que lucha entre sus dos mitades. Una que se nos presenta normal, la que le confiere forma, y otra perversa, desviada, que late en el fondo y toma el mando más de lo esperado. Su nombre: Mr. Brooks. Y pronto aparecerá por las pantallas de todo el mundo, encarnado en la piel de Kevin Costner.

Reconozco que me gusta indagar en personalidades complejas, esas que ocultan en su interior su lado oscuro, siempre imponente y perverso, que aflora cuando la debilidad se tambalea. Quizás todos tengamos ese otro yo latente, en unos casos más pronunciados, pero en otros aletargado a la espera de que un resorte lo despierte. Si éste fuese el caso, más vale que estemos preparados.

Mr. Brooks tiene aspecto de hombre tranquilo. Es atildado, educado de sonrisa breve pero correcta, afinado en sus gestos. Sus ojos, ocultos tras los cristales de unas gafas, observan inquietos. Llega con puntualidad británica. Algo reticente pero resignado pasa y, tras un vistazo general a su alrededor, toma asiento.

–¿Qué tal Mr. Brooks? ¿Cómo se encuentra?
–Bien. Por decir algo –contesta prudente. Puede llamarme por mi nombre si lo desea. Es Earl.

Su tono de voz denota cierto hastío. Le dejo que se sitúe unos segundos.

–Como ya sabe –por eso estoy aquí–, tengo un alter ego que se prodiga mucho últimamente. Alguien que me domina y me hace perder el control absoluto de mí mismo.
–Bien –le digo asentando con la cabeza. No es usted el único, es algo muy frecuente. Continúe.
–Cuando mi alter ego toma el mando, se desata, es un psicópata. Aunque soy consciente, no tengo ningún poder sobre él. Pero, quizás el problema más grave no sea ese. Resulta que mi otro yo es un asesino despiadado y maligno, al que le gusta la violencia y la sangre.

Mr. Brooks parece desalentado, vencido. Apenas deja entrever un ápice de esperanza. Es un Dr. Jekyll completamente dominado por Hyde.

–Doctor, mi vida es apacible. Tengo todo lo que un hombre puede desear para ser feliz. Mi familia es estupenda, mi mujer, mi hija,... en mi trabajo he alcanzado un gran éxito. Pero aún así, Marshall me impide la felicidad.
–¿Marshall es él, verdad?
–Si. Él disfruta matando, es su afición. Yo se lo impido de todas las formas posibles, lo evito, pero siempre acaba imponiéndose.
Earl, ¿supongo que su desesperanza le habrá llevado a asumir su posición?
Asiente.

Earl Brooks es un caso de desdoblamiento de personalidad, en su estado más agudo. Puede recordar a casos como el de Patrick Bateman (American Psycho) o el de Tyler Durden (El club de la lucha). Personajes subyugados por su torturada conciencia, que en casos críticos como éste, derivan en un alter ego dominante y perverso a la vez. Quizás la causa sea la acumulación de experiencias, aparentemente satisfactorias, a lo largo de la vida. Todas esas cosas que creemos nos convertirá en más felices y acaba evidenciando síntomas de insatisfacción reprimida.



Mr. Brooks, si de verdad ya lo ha intentado todo, quizás deba plantearse cambiar de vida. Alejarse de su aburrida y feliz cotidianeidad. Romper con todo, buscar nuevas sensaciones, nuevas metas. Quizás eso lo mantenga lo suficientemente distraído y excitado, como para que Marshall, su alter ego, no tenga sitio.
–Doctor, algo así tendré que hacer. Han aparecido unas fotos que me involucran como sospechoso en un crimen. Pero no resulta fácil dejarlo todo y salir huyendo.
–No es huir. Es luchar, no rendirse y enfrentarse a él para sobreponerse.
–Lo intentaré.

Mr. Brooks se levanta, me da la mano y sale tranquilo. En el diván se ha quedado su pañuelo. Lo cojo. Tiene restos de sangre seca.

Pronto veremos como resuelve su problema.

15 comentarios:

alicia dijo...

Ya veremos si Kevin Costner consigue remontar su carrera, que falta le hace, y mira que estuvo bien en Un mundo perfecto. También apaprece en Mr Brooks un actor que me gusta mucho, William Hurt, y no se porque me da la impresión que es la persona en quien se desdobla Costner, aunque igual estoy equivocada y tengo demasiada imaginación

Thalatta dijo...

Ay ay ayyyyy no se yo si esta me va a gustar. Me da que es pestiño, no se...
Besosss

e-catarsis dijo...

Pues la película no sé...pero el tema de la dualidad a mi me apasiona y sin llegar a límites psicóticos creo que todos tenemos un alter ego que en momentos determinados hace que no nos reconozcamos ni nosostros mismos.

kevin...psss..la verdad, no sé si le seguiré la recomendación...veremos que hace mi alter ego

Saluetes duales

Rubin dijo...

Enhorawena por el estupendo cambio de imagen a través de la genial Lucinda.

Grandes posts los de Oldman y Kubrick.

Saludos belloteros!

Letizia dijo...

Yo soy un caso difícil, doctor. Trateme con cuidado y paciencia.

Besos de Princesa.

MALEFICABOVARI dijo...

Ay, doctor, hoy me ha dado¡¡¡ Identificación total con Mr.Brooks, yo asesino mi dignidad por estar aburrida con lo del día a día, el asesina personas, total¡¡¡
Me han encantado las fotos, siempre me atrajeron las personalidades de varios registros, me gusta desplegarlas, y además, Kevin Costner, es un actor que el pobre ha tenido muy malos papeles, debido al físico, y está muy olvidado... a ver si ahora despunta, no le veía yo de asesino, la verdad, mas bien de babysitter.
Su psicología de hoy en el texto, los consejos que le da....ufff, aplicables todos a cualquiera. Hoy esto ha sido un diván de primera, oiga, de primera.
Bss de hagendazzdedulcedeleche, guapo¡

Alicia Liddell dijo...

Pues sí, el pobre Kevin, con lo que prometía, lo alto que llegó, hasta como director ... qué dura fue la caída. Yo es que le veo siempre inconsistente y me resulta inexplicable su éxito de hace 15-20 años.
Tanto beisbol debe perjudicar.

James Joyce dijo...

Creo que Costner da una de cal y otra de arena... y a veces más. Ha hecho buenas películas, pero ha intervenido en auténticos bodrios infumables. Veremos esta vez con qué nos sorprende...

Saludos, doctor.

P.D. A mí me gusta mucho una película suya que no ha sido muy bien valorada: Tin Cup. Creo que hace un papel muy bueno.

Pol dijo...

Para mi Kevin Costner da una de cal y otra de cal...Enumerar la larga lista de bodrios que ha perpetrado sería interminable...Veremos...

Saludos Doc.

BUDOKAN dijo...

Hola hace rato que vengo entrando a este blog y me gustaría poder intercambiar links con el mío. Espero respuesta y saludos.

Marnie dijo...

No sé yo, no sé yo. Kevin Costner lleva siglos de capa caída. Y en este thriller con desdoblamiento de personalidad incluido, según cómo esté llevado el personaje hasta puede resultar bastante ridículo, algo así como De Niro en "El escondite", que estaba para darle de somantas XD Además, la anterior peli de Evans como director no la he visto, pero tiene una pinta que atufa XD

pequeñoIbán! dijo...

Fíjate que la cosa pinta bien, sobre todo después de tu análisis, sobre todo después de la comparación con Bateman y Tyler Durden. Pero no sé si Kevin Costner aguantará el tipo. No las tengo todas conmigo.

el_irlandés dijo...

Joer doc, a mí es que sólo de ver la imagen de la escena "con linterna por debajo", me dan escalofríos.

Cineahora dijo...

Poco gancho tiene actualmente Kevin Costner, y es que desde las ya lejanas "Robin Hood, príncipe de los ladrones" o "El guardaespaldas", poco ha levantado la cabeza.
Aquí, en su desdoblamiento, supongo que nos ofrecerá tanto su vertiente más sobria y melancolía (típica en él), como la más sombría.
Pero es un actor al que aún le guardo cierto aprecio.

Saludos !

Anónimo dijo...

Excelente pelicula solo un problema que diagnostico se le puede asigar a Mr. Brooks

Saludos Dr. Buen comentario