23 jul. 2006

Raymond Chandler

El 23 de julio de 1888, Chicago vio nacer al que sería uno de los más grandes escritores norteamericanos del siglo XX. Aunque obviamente Raymond Chandler queda vinculado con letras mayúsculas a la literatura, su vinculación con el cine de su época fue especialmente destacable. Su talento como escritor no pasó desapercibido para grandes cineastas como Billy Wilder en Double Indemnity (1944), para el que adaptó la novela de James M. Cain y considerada como una absoluta obra maestra. Así como para Alfred Hitchcock, adaptando la novela Stranges on a train (en 1951) de Patricia Highsmith. Otros destacables títulos como guionista acreditado fueron: And Now Tomorrow (1944), The Unseen (1945) y Blue Dahlia (1946).

A pesar de su corta obra novelística (apenas siete novelas) y algunos relatos, la creación de Phillip Marlowe, el detective más famoso de la época (con el permiso de Sam Spade de Dashiell Hammett), antihéroe cínico y realista fue lo que más atrajo a Hollywood. Se adaptaron algunas de sus más famosas obras poniéndole rostro y voz a su inmortal Marlowe. Se pueden destacar:

Time To Kill (1942)
Adaptación de su novela The High Window (1942).
Murder, My Sweet (1945)
Adaptación de su novela Farewell, My Lovely (1940).
The Falcon Takes Over (1946)
Otra adaptación de su novela Farewell, My Lovely (1940)


Lady in the Lake (1946)
Adaptación de su novela del mismo título (1943)

The Big Sleep (1946)
Adaptación de su primera y más conocida obra con el mismo título (1939)


Todas ambientadas en la California de los años cuarenta, en donde la ciudad de Los Ángeles toma un protagonismo especial. Mostrada como centro neurálgico de un mundo corrompido, brutal donde el bien y el mal tomaban parte con iguales métodos. Aquí es donde el detective Marlowe se mueve solitario entre almas egoístas, corrompidas, sucias y crueles, por unos pocos dólares con los que sobrevivir y metiéndose en situaciones peligrosas que le forjarán como antihéroe duro y cínico.
No me queda más remedio que reconocer mi debilidad e idolatría por este personaje (más que obvia) y por su creador, autor de cabecera para Strangelove y al que tanto le debe. No es para menos:

"-¿Cómo puedes ser tan duro y tan tierno a la vez?
-Si no fuera duro no podría estar vivo. Si no fuera tierno no merecería estarlo" (Playback).

9 comentarios:

Dr. Strangelove dijo...

A partir de ahora tengo que incluir la verificación de palabras en cada comentario. Algo engorroso que siempre he querido evitar, pero que, ante un ataque despiadado de spam indeseable, tengo que activar.

Espero sepan disculpar tan ardua tarea.


P.D: Y muchas gracias a blogger por estar tan jodidamente porculero y no dejar subir este texto en su debido momento.

MacGuffin dijo...

Un altar, velitas y una reverencia para Chandler. Por esos diálogos llenos de ironía y esos ambientes de ricos decadentes tan bien logrados. Me encanta.

Kei dijo...

oh, que clase!!!! "Doble indemnity", vete tú a saber por qué coño la traducen como "Perdición", es una pasada y el Bogart de "El sueño eterno" es casi casi tan chulo como el de "El halcón Maltés" (mi cine negro favorito)

Kei dijo...

a todo esto, lo de los spams son esos mensajes anonimos en ingles diciendo que tu blog mola y cosas asi?? es ke me llegaron al correo unos 40 mensajes similares

thalatta dijo...

Mi género favorito.
Besos misteriosos, doctor...

Alvy Singer dijo...

Chandler es durante varios y repetidos días de mi vida el mejor.

Lucinda dijo...

Pues no he tenido el gusto de leer nada de Raymond Chandler, en parte porque tampoco he visto demasiado material de él publicado por las librerías a las que suelo ir, o tal vez por falta de fuentes o vaya vd a saber, Doctor, pero el caso es que no lo he catado... tampoco soy fan número uno de la novela negra, si bien sí del cine negro.

Aún así me tomaré la recomendación en serio.

Besos.

Dcine dijo...

Chandler es el "lord" de la novela negra, y Marlowe el detective clásico por excelencia, de hecho se ha convertido ya en un cliché. Los monologos interiores, el calor axfisiante (generalmente de Los Ángeles) las frases contundentes y cortantes (con mucha más gracia he inventiva que todos los guiones juntos del 80% del actual cine hollywodiense), mujeres fatales, relatos aparentemente banales que de una extraña forma pasan a ser intrincadas tramas detectivescas ...elementos todos ellos habituales de las novelas de Chandler que ya han pasado a ser casi inprescindibles en toda película detectivesca que se precie.

Un saludo doctor, como ve yo sigo acudiendo puntualmente a su consulta, aunque últimamente no lo haga con la frecuencia deseada.

Barry Collins, niño fan de Chandler

Mentenferma dijo...

Un hurra por los dos (Chandler y usted, claro)

Besos

P.D: La verificación no es molestia alguna, hombre. Es más, así practico la vista que a veces he confundido "t" con "r", fíjese.