23 abr. 2006

Bandidas

Las noches de los sábados son especiales. Las noches de los sábados están hechos para la diversión, para dar rienda suelta a las relaciones, para soltar la rutina y encontrar un momento que justifique el esfuerzo realizado y nos entusiasme con repetirlo. En la noche de los sábados el amor se consuma, la pasión se desata y se prolonga hasta bien entrado el domingo, haciendo que el lunes sea odiado. No suele ser, en mi caso, la noche qué más diversión encuentro o en la que el sexo llena mi cuerpo. Cuando los demás rien, beben o follan yo no suelo encontrar mi momento. No recuerdo noches de sábados en los que rozara el cielo. Por eso y por que hay que romper con los tópicos que te atrapan, decidí pasar una noche de sábado especial. Esta vez sí iba a rozar el cielo, al menos estar lo más cerca posible. Y no se me ocurría mejor forma que acabar la noche del sábado en el Séptimo Cielo.

Deambulé por garitos repletos, viendo mujeres espectaculares que se molestan cuando las miras lascivamente más de diez segundos. Regando mi garganta con abundante whisky, sin rumbo definido, dejándome arrastrar por la noche. Cuando empezaba a tener la lengua como un cartón y la mirada chispeante decidí culminar mi alegre estado en compañía femenina. Mi peregrinación hacia el Séptimo Cielo me va llenando de estímulo, me voy imaginando la hembra que me tomará entre sus piernas y mi caminar se acelera de forma hipnótica, controlado por mis gónadas

Cuando llegas arriba y se abres la puerta la tenue iluminación te mete en ambiente al segundo. Me tomo una copa en la barra mientras diviso la fauna libre y voy haciendome el cuerpo. De repente mientras trabaga la segunda copa, un perfume penetrante me envuelve a la vez que una lengua caliente y húmeda me roza el cuello. Mordido de soslayo por una vampira y yo sin percatarme. Su sonrisa delataba una noche haciaga que necesitaba un cliente fácil. Y dió con él. No dudé mucho. No estaba para castings ni selecciones. Y ese ataque por sorpresa me causó el efecto buscado. Ya en la habitación me dejé desnudar mientras mis manos se movían deprisa buscando carne caliente. Ella, morena, alta y bien dotada, parecía extranjera o muda, puesto que no abrió los labios para pronunciar palabra alguna. Sus labios gruesos me sumieron en placer inmediato que derrumbó en la cama. Agarrado a las sábanas no podía ni abrir los ojos. Un silencio abrumador apenas rasgado por mis leves gemidos acelerados imbadía el ambiente junto al excesivo perfume de la muda. Mi éxtasis estaba en plena ascensión, viendo aproximarse ese momento en el que el cuerpo lo es todo y de repente un portazo y unos gritos nos interrumpieron. Como dos posesas, chillaban y en un instante se montó un guirigai impresionante. La habitación llena de mujeres, todas alteradas, increpándose unas a otras y yo allí tumbado. Con los pantalones bajados, sin fuerzas ni para incorporarme y con mi ascensión frustada de un tajo. No tenía ni idea de lo que ocurría. La muda empezó a hablar, no la entedí. Todas gritaban, hablaban al mismo tiempo, hacían aspavientos las luces se enciendieron de repente y pude contar más de quince personas en mi habitación. Lo poco que pude entender era que alguien intentó robar o atracar el burdel. Entre el desconcierto me escabullí y pude salir con disimulo y habilidad del bullicio. Bajé hasta el hall y aproveché que muchos salían despavoridos para unirme al tropel.

Tengo mala suerte. Una noche de sábado más se conjuró para que no la culminase como se merece. Maldita sea.

Sin apenas tiempo para reponerme, el sol ha aparecido y espero pacientes. En este caso dos mujeres de armas tomar que necesitan mi ayuda.
Llaman a la puerta.
Pasen por favor. Dos forajidas, morenas, bellas, pero forajidas entran con decisión.
Hola doctor, somos Sara Sandoval y María Álvarez, somos Bandidas.
Que presentación más clara y escueta.
-Adelante por favor. Tomen asiento. ¿En qué puedo ayudarlas? Veo que son mujeres decididas y valientes.
-No presuponga nada doctor -habla Sara, que parece llevar la batuta-. Nosotras estamos en apuros. Todos se ríen de nosotras, no nos respetan y vamos a hacer un boicot. Como nadie nos toma en serio, vamos a huir y no estaremos para el estreno de nuestra película.
-Vamos a ver. Es la primera vez que me encuentro con este caso. Si ustedes no se presentan al estreno no podrán proyectar la película porque son las protagonistas. Así no creo que ayuden mucho a que las respeten.
-Ya verá como sí. Ya hemos amenazado con ello y no lo han tomado en serie. Pero cuando se acerque el momento...
-¿Por qué exactamente no las toman en serio? Son ustedes dos rostros conocidos y reputados que trabajan juntas protagonizando una película. Eso es un aliciente importante.
-No doctor. Nos ven como dos personajes femeninos cuyo único gancho es nuestra belleza y apareciendo en un western, terrano vedado, exclusivo para hombres, donde las mujeres
que suelen aparecer tienen papeles secundarios y siempre bajo el yugo de poderosos pistoleros que son los que tienen el verdadero protagonismo. Y, ahora, aparecemos nosotras en un western como bandidas y se ríen. Queremos reivindicar nuestro lugar.
-Bueno visto así, parece que tienen algo de razón. Pero aún así, siempre abogo por el diálogo, al final se consigue a través de las buenas actitudes lo que se busca. Pero ustedes verán lo que hacen. No se lo tomen a mal, pero ya verán como todo se arregla y no necesitan empuñar sus armas de fuego. Al final todos las respetarán.
-Esperemos que sea así -dice María, hasta ahora callada y asintiendo todo lo que Sara expresaba-.
-Nos vamos doctor. Esperemos que se arregle como usted nos sugiere. Por el bien de la película. Gracias por escucharnos.
Se marchan algo más reposadas y tranquilas pero con ese geniecillo femenino, poco convencidas realmente.
No puedo evitar mirarles el culo apretado. Pequeñas pero prietas y bien puestas. Se giran y me pillan infranti en plena lasciva ojeada. Sonrío y Sara frunce el ceño y cierra de un portazo.

15 comentarios:

Noa dijo...

Menudo embrollo erótico con final infeliz. Debería buscarse una novia apasionada que le comprenda Dr., quizás una de las Bandidas sea lo que usted necesita.

Un saludo

Pablo dijo...

Aplaudo su profesionalidad Doctor. Si a mi me sucede que después de de que unos atracadores me frusten el ascenso al Séptimo Cielo luego me llegan unas bandidas (por muy monas que sean) a pedir consejo, les doy con la puerta en las narices.

Me quito el sombrero.

Alejo dijo...

Dr. y no tiene por lo menos una asistente hot que lo ayude a desatar esos placeres??? o una secretaria por lo menos??? una colega??? para que así no vuelva a pasar por esos embrollos en los que nadie entiende lo que esta pasando... y en lo de las "Bandidas", no se si es mejor que huyan del estreno, por que si van... iran solamente ellas...

Saludos.

Lady Kubricka dijo...

Jajaja... no sé como llegué a este blog... pero regresaré, me ha dejado una sonrisa en la boca! =)

clairenlaciudad dijo...

Hace bastantes años hicieron un western con cuatro bellezas, una era Drew Barrymore, la otra Andie Mcdowell
(no estoy segura que se escriban así) y de las otras dos, pues no me acuerdo, era entretenido pero también se me olvidó el título.
Genial la foto del comienzo y también su aventura frustrada.

Dr. Strangelove dijo...

claireenlaciudad, creo que se refiere a Rápida y mortal, con Sharon Stone. Fue un fiasco absoluto.

alejo, en tiempos tuve secretaria para atender la agenda de mis numerosos pacientes. De vez en cuando le tocaba el culo y esas cosas pero ella nunca me dio opción. Encontró algo mejor y se marchó. Era lo más cerca que tenía una mujer cada día. Por eso ahora me busco la vida como bien puedo.
Un saludo.

pablo, gracias por tus halagos, intento cumplir con mi deontológico ideal. A veces lo consigo.

noa: ¿no conoce usted a alguna bandida que quiera atracarme?

lady kubricka, la espero de nuevo.

thalatta dijo...

No me puedo creer que haya un hombre como usted que no tenga para elegir MUJER, en fin... yo creo que es porque usted no quiere.
En cuanto a la peli de mujeres es "Bad girls" o "Cuatro mujeres y un destino", también para olvidar pero con mucho éxito en los autobuses de largo recorrido ;)
En cuanto a estas dos que no se quejen tanto y si tan enfadadas están que no hubieran aceptado la peli cuando se la ofrecieron :)

thalatta dijo...

Se me olvidó mandarle un beso de domingo, bueno dos...

harry-o dijo...

Al leer su entrada , Doctor, me han venido a la mente dos mujeres que fueron protagonistas de algunas de mis mejores ensoñaciones pre- juveniles. Se acuerda de Bardot y Cardinale en "Las Petroleras".
La Cardinale en "Hasta que llegó su hora" estaba deslumbrante, con esa moral propia que la hacía acostarse con el asesino de su marido.
Las "bandidas" son recomendables, pero pueden tener efectos secundarios.
Un saludo.

A pesar de mí dijo...

Lamento que tu noche del sábado no terminara ascendiendo hasta el último cielo.

Tus pacientes bandidas tienen un serios problema y están cargadas de razón, no les va a ser fácil hacerse respetar como forajidas pero casi nada es fácil.

Buen trabajo Dr.

Un saludo.

lallamada dijo...

a las mujeres en los westerns nadie les ha hecho mucho caso nunca. Desde Sharon Stone en Rapida y Moral o aquella que ni me acuerdo como se llamaba de Drew Barrymore, Andie Mcdowell y Madelaine Stone. Supongo que porque el público de este género suele ser masculino heterosexual y lo que les mola es verse poryectados en la pantalla jugando a vaqueros e indios.
En cuanto a lo del sábado por la noche, es que a quien se le ocurre irse de putas con la de mujeres desesperadas que hay por la noche de sábado madrileña.

saludos

Tangi dijo...

Nosotras no somos bandidas, somos las enzorradas, y os invitamos a todos a visitar nuestra web. Besos

Alvy Singer dijo...

No em cuesta admirar tanto un blog como este; pero es imposible encontrar algo como esto.

Esto es... único. Siga con su musa Doctor, q

Alvy Singer dijo...

PD: Que sus lecciones cada dia son más sabias.

¡Un saludo!

Anónimo dijo...

That's a great story. Waiting for more. what is butalbital diamond antique bracelet Moose sahara pants Usda national surveillance unit House drug store Bayden pop up blocker cock upskirt upskirts digital media mp3 player Whitehaus collection kitchen faucets Artist - i like big butts Alabama science jobs 1963 lincoln convertible for sale Buick blinker switch Ford e-350 tire pressure Specialty affiliate marketing program 20 Poster design newsletter design web design club monthly Car loans people ccs uk