25 ene. 2006

Inspector Clouseau


Hoy me siento mucho más desahogado. Liberado. Descargado. Anoche decidí subir al Séptimo Cielo, en vez de descender al infierno como es habitual. Gracias a la generosidad de la señorita Tramell cancelé mi deuda pendiente con mi casera (no tuve que verla, sólo le eché el dinero por debajo de la puerta) y como hacía tanto tiempo que no tenía esa cantidad de dinero en el bolsillo decidí pensar bien en qué lo iba a invertir.
La presión genital seguía ahí y no me dejaba meditar. Así que decidí atenderla y saldar también esa deuda pendiente.
El Séptimo Cielo es un verdadero paraíso, la entrada es restringida ya que es muy selecto su interior. Después de asearme y mostrar mi mejor cara no tuve problemas en acceder. Todo parecía marchar de perlas. Chicas guapas, mejores tías buenas y zorras espectaculares. El whisky carísimo pero ya que estábamos no pensaba privarme de nada. Además la camarera se dejaba manosear cada vez que me servía y eso es algo que hay que pagar. Cuando ya estaba entonado, mirando de un lado a otro y seleccionando a mi concubina, se me acercó una imponente hembra de ébano: labios gruesos, ojos enormes. Por no hablar de sus medidas. Inmensa en su escote y con unas piernas asomadas a una diminuta faldita púrpura que indicaban un poderío atlético que podría hacerme temblar hasta paralizarme. Se me acercó y con sus labios me rozó el lóbulo de la oreja. Ante semejante invitación no tenía más remedio que dejarme guíar.
No tengo palabras. Una diosa de bronce me tomó. No se cansaba, no paraba... aún tengo dormido mi tren inferior.
Ya satisfecho, sin dinero de nuevo y con más ganas de volver, tengo que recibir a un nuevo paciente: el inspector Clouseau.

Aquí está. Abro la puerta y me encuentro a un gendarme uniformado revolcado en el hueco de la escalera.
-¿Se encuentra bien inspector?
-Por supuesto doctor. ¿Podemos pasar?
Su acento francés y su compostura le delatan. Además esa sonrisa bajo un bigote dibujado sobre sus labios no pueden pertenecer a nadie más.
-Por favor, adelante. ¿Viene acompañado?
Como por arte de magia, tras él una aparición maravillosa. Una hembra imponente, elegante con mirada cautivadora.
-Pasen por favor.
-Doctor, le presento a Xania.
-Encantado señorita. Tomen asiento si son tan amables.
Madre mía. Desprende un aroma sofisticado y racial.
¿Una copa?
-No, gracias. Estoy de servicio. Y ella no bebe.
Parece que la señorita Xania es parca en palabras, pero claro, viendo su presencia me parece que tiene poco que decir.
-¿En qué le puedo ayudar inspector? Acaso nervioso por su regreso a las pantallas. El estreno es inminente creo.
-Bueno... no sabría como definirlo, no sé si son nervios o simplemente miedo al regreso.
-Es normal. Suelen acudir aquí muchos como usted. Las sagas cinematográficas crean estrés en sus protagonistas. Si además añadimos que hace bastante años de su última aparición, tenemos un cuadro típico y sintomático del cine actual.
-Pero... doctor, es más bien miedo a no estar a la altura. Tengo un nuevo rostro, que además no me gusta y las generaciones de hoy son más críticas y duras con los personajes como yo que en otro tiempo.
-Mire inspector: sólo puede hacer una cosa y es comprobarlo. Si ha regresado, no es sólo por que a unos productores sin ideas originales se les ha antojado resucitarle, si no también por que hay una legión de seguidores del inspector Clouseau. Es uno de los personajes que más simpatías ha provocado durante muchos años, el humor que tiene es atemporal, siempre gusta. Su torpeza, su despiste y sus investigaciones seguro que vuelven a provocar risas interminables en las salas de cine.
Siento que me estoy explayando pero tengo que convencerle como sea ya que su personaje nunca volverá a ser lo que era (y sobre todo como era).
-Además inspector, le puedo asegurar que con la campaña publicitaria y la espectación generada tendrá el éxito asegurado. Incluso puede que tenga que repetir pronto otra nueva historia.
Ella calla, observa, mira y sonríe. Es bella. Y lo sabe.
-Tómelo por el lado bueno. Tiene una acompañante que bien merece la pena el riesgo. No es fácil toparse con una compañía tan espectacular.
Un silencio prolongado fue seguido de un cruce mutuo de miradas. Xania se levanta, coge del brazo al inspector y se despide con un gesto:
-Gracias doctor por el halago.
El inspector Clouseau me mira:
-Tiene usted razón doctor. Me acompañan en la película unos personajes magníficos, no puede salir mal. Nos tenemos que marchar, nuestras obligaciones nos llaman. El estreno se acerca.
-Mucha suerte inspector. Hasta la vista señorita Xania. Espero volver a verlos pero no aquí. Será buena señal.
Ambos se marchan decididos. El inspector se gira para despedirse y se golpea contra el la puerta. Xania le ayuda a reponerse y se marchan.
Bueno, necesito un trago. Uno se siente bien cuando hace bien su trabajo. Y cuando sales del Séptimo Cielo.


14 comentarios:

sabbat dijo...

Me ha gustado. Ha sido divertido. Pero ten cuídado con el hígado. Dicen que los transplantes son la leche ;)

Toni dijo...

Dr. la proxima vez k vaya al SEPTIMO CIELO de visita, avise, hombre!!!

Mentenferma dijo...

Mi mente siempre asociará el nombre del Inspector Clouseau con el genial Peter Sellers, alter ego suyo y que bien vigila su web en el encabezamiento.
Se haga lo que se haga o se intenten exprimir precuelas que tan descaradamente nos acosan recientemente, mi mente tozuda se queda anclada en 1964.

Saludos

Dcine dijo...

Por cierto que tal le sentó ver que una persona que antes era clavadita a usted, ahora, supongo que el paso de los años o la muerte algo han tenido que ver, no se le parezca ni en la punta del bigote ( ya, ya sé doctor que usted no tiene bigote, pero el señor inspector Clouseau de antes, el que era clavaito a usted, si) y creo que era mucho mejor.
Y por cierto, ¿sabía que por ahí había muchos más clones de su persona?, Si, si como lo lee, creo que uno de ellos se hacía llamar Peter Sellers, inglés él, con una tendencia extraña a cambiar constantemente de personalidad, y otro era el indú Hrundi V. Bakshi, un señor algo atolondrado, que siempre se metía en líos etc. Tiene que ser extraño tener tantos clones por ahí ¿no?

Un saludo de un niño martirizado por el piano por el malvado doctor t. ( me las va a pagar algún día, ya lo veras...)

;)

Manuel Márquez dijo...

Estimado doctor: atendiendo a su petición/sugerencia, he venido de visita a su gabinete, y compruebo, agradablemente sorprendido, que, aún no sabiendo de qué nivel pudo haber sido el ajedrecista que se perdió por el camino, el escritor que ha llegado ofrece un juego ameno, abierto, fresco y con poca tendencia al enroque.

Las felicitaciones, pues, son mutuas...

Un cordial saludo (y le sigo a partir de ahora).

A pesar de mí dijo...

Dr. tu Gabinete se supera con cada nuevo paciente ¡enhorabuena!.

No me imagino un inspector Clouseau en otro cuerpo que el de tu querido Peter Sellers, no se, Bond ha cambiado de cuerpo varias veces y ahí sigue. Veremos que sucede con el inspector.

Un saludo.

Dr. Strangelove dijo...

Gracias a todos por sus halagos. Un humilde servidor solo pretende hacer lo que le gusta (además del whisky, las mujeres, el jazz y el cine, no necesariamente en orden).
Os devuelvo las visitas a todos.

Ave Fénix™ dijo...

Estimado Doctor:

Es mi primera visita a su consultorio, entre aquí, porque visite a Sabbat para saludarle, quiero decirle que su espacio, me parecio muy interesante, lleno de cosas muy interesantes desde su punto de vista, espero venir pronto a consulta, si ud me lo permite...
Saludos desde Mx!

Dr. Strangelove dijo...

marely queda usted invitada y gracias por su visita. Si tiempo tiene trabajo pendiente en revisar los posts anteriores.
Un saludo hacia Mx..

El Tete dijo...

Por la presente declaro que mi visita al consultorio del Dr. Strangelove ha sido fructífera: ya no me pica la nariz.

sabbat dijo...

hace mucho que no finjo... la tos ;)

harry-o dijo...

Esta semana se han puesto a la venta, en DVD y por separado, las películas de La Pantera Rosa con el inefable inspector Clouseau. No pienso perder la oportunidad y adquiriré cuanto antes la primera de todas ellas, con David Niven en el papel de un atractivo ladrón de guante blanco. Como bién sabe doctor, me pirro por los golpes inteligentes...¡Ah, por cierto... Recuerde que sigo esperando mi oportunidad.
Un saludo.

Anónimo dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! » »

Anónimo dijo...

Very nice site! http://www.sacramentotoyotatrucks.info air purifier review Excess body hair removal Order pal pay xanax Detox off vicodin with neurontin slipcover furniture Sideaffects wellbutrin Escalade pictures photos cadillac escalade Contextual ppc ads weight loss oklahoma divorce Microsoft office training in va Sport arts bike c53r Search engine placement cape verde Convert blackberry contacts to vcf groupwise Salk institute income trustees murphy relocation loan http://www.bulk-email-4.info