29 nov. 2008

La sosa chica Bond y otras opciones imposibles


Con el fulgor de la última entrega de la saga de 007 aún en las carteleras, sigo manteniendo que la última chica Bond es la más sosa de la que recuerdo. Esa fue la primera impresión que me dio cuando se conoció el nombre de la candidata y, tras verla en pantalla, no me cabe más dudas.

Puede ser guapa, atractiva y fotogénica, pero transmite bien poco. O eso, o es que estoy anticuado, pero pienso que una verdadera y poderosa mujer que se precie de aparecer con la vitola de chica Bond debería ser capaz de transmitir algo más que lucir tipo. Echo de menos esas miradas tórridas, esas insinuaciones obscenas pero comedidas y, sobre todo, un concepto de fémina sexy mucho más impactante y que traspase la pantalla.

Como lo que vienen haciendo los productores es rebuscar entre posibles bellas candidatas con nombres aún por forjar en el mundo del cine, se me han ocurrido algunas posibilidades. Unas opciones, quizás imposibles a primera vista, pero que dando que tendremos James Bond para rato, se podrían barajar. Ahí van:


- Jessica Simpson. Es actriz, o eso dice. Además canta, o eso parece. Es una rubia tipo muñeca siliconada que podría hacer las delicias del agente secreto. Queda bien en pantalla, aunque no cumple alguno de los requisitos. Es muy conocida en territorio usamericano y merecería más bien acabar aniquilada en la escena inicial. Auque podrían darle también el tema principal. Para eso la chica es cantante.


- Dita Von Teese. Es complicado de imaginarla, pero la cabaretera amiga del cuero y los fetiches sería una auténtica chica Bond de lo más original. Con la premisa de disponer de poco diálogo (algo que se da por supuesto), podría hacer las delicias del agente secreto con su aire de pin-up, embutida en algún ajustado traje y mostrando la palidez de su piel entre las sábanas de la cama de Bond. Se me antoja que sería algo más atrevida que las hasta ahora conocidas y en el póster quedaría de perlas.


- Zac Efron. Si es un jovenzuelo, pero en una disgregada y retorcida licencia, me lo imagino en un capítulo de Bond en el que se profundice en sus orígenes adolescentes, tipo 'Las aventuras del joven Indiana Jones', y podría coquetear con la indefinición sexual a edades complejas. Suena demasiado imposible, pero a este joven de flequillo con marca registrada le vendría bien un papel así. Por supuesto, tendría que acabar masacrado a manos de un villano iracundo.


- Karolina Kurkova. Puestos a subir la libido del personal y a seleccionar a una mujer explosiva, qué mejor que la recién nombrada mujer más sexy del planeta. Modelo de profesión y habitual cuerpo angelical en ropa interior capaz de derretir a cualquier hombre vivo o incluso moribundo. Quizás sería complicado su participación por robar demasiada atención a la trama de la película. Pero seguro un avezado guionista le encontraría momentos de gloria junto a James Bond.


- Nereida Gallardo. En una transgresora y casposa opción, la que fuera voluptuosa novia de Cristiano Ronaldo y nada más, podría dar bien la talla como chica Bond. Le falta glamour, sensualidad y capacidad interpretativa mínima pero en una entrega algo bizarra y sucia, me la imagino descubierta por 007 en un barrio marginal de cualquier localidad del sur de Europa.

Espero que los productores encuentren inspiración para la próxima entrega y le den a Daniel Craig la oportunidad de tener una parteneur mucho más interesante. Propuestas no faltan.

10 nov. 2008

Tony Servillo, un gran actor italiano


Aprovechando que me estoy atiborrando de cine europeo, he disfrutado de dos excelentes títulos italianos. 'Gomorra' e 'Il Divo', distintas entre sí, pero con la denominación de ser dos de las mejores muestras del cine italiano del presente año. A pesar de su diferencia argumental, ambas retratan distintos aspectos de la vida en el país mediterráneo. Una se centra en la extensa ramificación de los tentánculos de la Camorra, la mafia napolitana y la otra en la última etapa como gobernante de Giulio Andreotti.


Pero si hay algo que destacan en común, es la presencia de Tony Servillo, un artista completo, director de teatro, de musicales y experimentado actor, que ha demostrado con estos dos títulos su polifacético talento, en dos papeles brillantes por los que ha sido nominado como mejor actor a los premios de la Academia Europea. Un actor de rostro conocido (sobre todo por 'Las consecuencias del amor'), pero con el que me descubro ante sus brillantes e inspiradas interpretaciones.

Para que luego digan que no hay buen cine europeo. Dos títulos majestuosos, envolventes y que ha logrado el éxito por donde han pasado (taquilla, festivales,...). Y a Tony ha que seguirle la pista muy de cerca. Grande.

'Il Divo':


'Gomorra':