14 feb. 2008

Johnny Depp es un gran barbero


Me reconforta ver como un buen actor se desprende de sus encasillamientos, de sus prejuicios y se libera demostrando el talento que se le supone. Eso me ha ocurrido con Johnny Depp que demuestra en "Sweeney Todd" que, además de ser un peculiar barbero, ha logrado una de las más destacadas interpretaciones de su carrera. Alejado del maniqueismo de Hollywood es uno de las estrellas más humanas del panorama actual. Acepta el papel que le toca en las premieres, ruedas de prensa, etc., pero se puede ver a través de sus ojos que le está demás esa situación.

Pocos actores como él logran transmitir mejor el mensaje que Burton propone en sus personajes. Están muy compenetrados y se entienden a la perfección. Aún así, podría parecer que un musical no le conllevaría dificultad (ya interpretó temas en "La novia cadáver"), puesto que como cantante hizo algo más que sus pinitos en el pasado, pero cargar con el protagonismo de una película como la de Burton exige algo más que buen oido o una correcta voz. Todo el reparto está sobresaliente pero el Sweeney Todd que encarna Depp está muy bien dibujado, excelentemente interpretado y sobresaliente en la faceta musical.

Sin caer en el histrionismo fácil (y más cuando has encadenado tres entregas del excesivo pirata Sparrow) logra hacer un gran trabajo, más maduro. Encajando a la perfección en el universo de Burton y sobresaliendo tanto en los grandes primeros planos donde un pequeño gesto o una mirada lo es todo, como en los diálogos cantados para dar vida al diabólico y sangriento barbero. También es cierto que ayuda sobremanera la sobriedad con la que Burton afronta el musical, sin introducir rocambolescas coreografías. No se pierdan la película, aunque sólo sea por Depp.