31/1/2007

Maldito muñeco


Los muñecos de ventrílocuo dan miedo. A pesar de que todos nos acordemos de los populares "Monchito", "Rockefeller" y "Macario" de José Luis Moreno (el ventrílocuo nacional por excelencia), o también Mari Carmen y sus muñecos, con el pato "Nicolás", el león "Rodolfo" y su gran estrella "doña Rogelia". El humor no es el sentimiento más común en este tipo de engendros. Al fin y al cabo se trata de dar vida, ponerle voz a un muñeco, pero siempre dependiente de su dueño, de su ventrílocuo. Algo realmente interesante que indujo a la sofisticación desde finales del siglo XIX, tanto en la técnica de construcción como la del propio ventrílocuo, y que ha dado lugar a infinidad de muñecos parlantes, verdaderos autómatas que el cine no ha obviado.

Tengo que reconocer que los muñecos (y muñecas no inflables) me dan grima. Cuando te los encuentras a solas, en determinadas circunstancias y mirándote fijamente, lo que menos se me ocurre es sonreir. Normalmente les sacudo una patada para alejarlos, o bien me alejo. Quizás muchas películas me hayan influido en ese sentimiento, pero lo cierto es que te entran ganas de patearlos hasta borrarles esa enorme sonrisa y cerrarle los putos ojos poseidos.

Pronto se estrenará "Dead Silence", una película cuya trama gira alrededor de un muñeco de ventrílocuo y, por supuesto, dará más de algún susto. No en vano, está detrás de la historia James Wan, director de la originaria "Saw", que ahora vuelve con ánimos remozados para hacer saltar a los espectadores de la butaca y encoger sus corazones. La película cuenta la historia de Jamie y Lisa Ashen, una pareja que se muda a un pueblo perdido en dónde ella será asesinada. El marido buscará al asesino y se topa con la leyenda local de un ventrílocuo asesino. La mirada del muñeco de marras lo dice todo. Seguro que más de un susto nos depará.

Mirando atrás recuerdo algunos otros muñecos de ventrílocuo que nos ha dejado el cine, que también provocaron (y siguen haciéndolo) acojonamiento en su visionado.

Lon Chaney protagonizó uno de los primeros ventrílocuos del cine en "The Unholy Three" ("El trío fantástico", 1925), donde se mezclaban actos de travestismo, brutalidad (un enano golpea a un niño desfigurándolo) y ventriloquía a través de un loro y un muñeco. Curiosamente Chaney falleció tras rodar un posterior remake de la misma (en 1930) de un cáncer de garganta.

El gran Eric von Stroheim protagonizó "The Great Gabbo" en 1929. Un excepcional y malévolo ventrílocuo que se comporta mejor con su adorado muñeco Otto, al que no le cae simpática Marie, la compañera de Gabbo. Ella acaba dejándolo porque se quiere convertir en una estrella en Broadway. Mientras Gabbo intenta que regrese, el muñeco Otto se va apoderando de su propia personalidad. Un drama sobre un hombre emocionalmente reprimido. Esta película tuvo mucha influencia en historias posteriores sobre muñecos y sus ventrílocuos, por lo que es una auténtica joya, ya que además von Stroheim dirigió parte de la misma.

"Dead of Night" ("Al caer la noche", 1945) fue otra exitosa y destacable película con muñeco parlante incluido. Producida en los estudios británicos Ealing y dirigida por Alberto Cavalcanti, aglutina varias historias de misterio y horror, siendo una de ellas la de un muñeco de ventrílocuo que controla a su poseedor. Está considerada un clásico del fantástico, con gran encanto y es una de las primeras películas que recopila historias cortas de tintes terroríficos. El último capítulo de la cinta está protagonizado por Michael Redgrave, que da vida un artista que es dominado por su marioneta. Un cambio de roles sugestivo y espeluznante, atenuado por el aterrador rostro del muñeco y su resquebrajosa voz.

En 1964, Richard Gordon produjo "Devil Doll", otra producción británica, que cuenta la historia de "El gran Vorelli" un hipnotista y ventrílocuo, protagonizado por Bryan Haliday. Vorelli escapa de la isla del diablo junto con un científico con quien comparte el conocimiento de un proceso secreto para miniaturizar seres humanos. Con este planteamiento inicial, intentará más tarde transferir el alma de una mujer a su muñeco Hugo.

Un joven Anthony Hopkins protagonizó otra historia de ventrílocuos muy conocida: "Magic" ("El muñeco diabólico", 1978) dirigida por Richard Attenborough y basada en una novela de William Goldman. Se narra la manida relación entre el muñeco y su antagonista ventrílocuo. Es la trágica y oscura historia de Corky, un mago novato incapaz de trabajar solo, que carece de encanto, personalidad y seguridad en sí mismo, por lo que prepara un espectáculo de ventrílocuo con un muñeco llamado Fats, que le supone un gran éxito. Cuando acude al amor de Peggy Ann, el control que tiene Fats sobre Corky no es nada en comparación con sus celos y temor a ser reemplazado.


También han existido otras obras mencionables, como un capítulo de la serie de televisión "Alfred Hitchcock presenta" (1955), titulado "The Glass Eye" y protagonizado por Jessica Tandy, que obtuvo un Emmy y se considera como una verdadera obra maestra.

Ya saben, ándese con ojo avizor cuando se topen con uno de esos malditos muñecos.

30/1/2007

Sienna Miller, aspirante a gran actriz



Esta joven rubia saltó a la fama cinematográfica tras protagonizar "Alfie" (2004) junto a Jude Law, con quien comenzaría una intermitente relación sentimental. Su belleza, curtida en su carrera como modelo, cautivó al actor. Aunque nacida en Nueva York (en 1981), siempre ha estado vinculada a Inglaterra, a al que considera su patria. Desde joven empezó a estudiar interpretación, compaginando trabajos como modelo y apareciendo en algunas series televisivas, hasta que le llegó su gran oportunidad en el cine, con la mencionada "Alfie". También supuso un punto de inflexión en su vida, ya que el romance con Jude Law ha sido muy sonado y fueron presa de los paparazzi. Hace poco acaba de reconocer en una entrevista, que su relación con Jude (finalizada recientemente) le ha supuesto una gran ayuda para darse a conocer como actriz y le ha abierto numerosas puertas. Trabajó en "Casanova", otro remake bajo la dirección de Lasse Hallström y junto al actor Heath Ledger.



Su camaleónica belleza, no ha dejado indiferente a productores cinematográficos, que la han visto como un actriz con una importante proyección. De mirada cautivadora, acude con frecuencia a las premieres de grandes producciones, donde no suele dejar indiferente, muy fotografiada por su estilo y mostrando su seductora sonrisa. Convertida en una gran celebridad, ya posee una legión de fans y seguidores.

Ahora está a punto de estrenar "Factory Girl", una arriesgada producción, que puede significar su espaldarazo definitivo. Sienna dará vida a Edie Sedgwick, la que fue chica de Andy Warhol. Este biopic se centra en su vida como inspiración y musa del artista, y como se convirtió en todo un icono underground de los años 60. Edie fue importante modelo, pésima actriz, además de yonki, party girl, rica y ninfómana. De la mano de Bob Dylan conoció a Andy Warhol con el que entabló una extraña e intensa relación, ella lo introdujo en las altas esferas y él la convirtió en una superstar. La película tiene muchas escenas subidas de tono y parece que Sienna ha puesto toda la carne en el asador para demostrar su valía interpretativa. Con "Factory Girl" aún pendiente de estreno, ya tiene rodada "Interview", dirigida por Steve Buscemi y varios producciones en fase de rodaje y post-producción.

Reconozco que a mí no me importaría convertirme en su Andy Warhol particular (después de ver el trailer). Además ahora no tiene pareja. Nunca se sabe.


28/1/2007

Ernst Lubitsch y su "toque"


Hoy es el aniversario del nacimiento del gran genio Ernst Lubitsch. Y no hay mejor día para recordar a uno de lo más grandes talentos de la historia del cine, uno de los pilares de la comedia inteligente.

Siendo judío y alemán su integración en los EEUU fue ejemplar, siendo uno de los cineastas que mejor ha mostrado la doble moral de los norteamericanos en la gran pantalla. Lubistch, a pesar de su origen humilde, pronto sintió interés por el teatro y la interpretación. Convirtiéndose muy pronto en realizador de comedias para el cine. "Madame du Barry" (1919) fue su primer gran éxito a escala internacional y con el que se le abrieron las puertas para su futura carrera en Estados Unidos. Ya desde sus comienzos empezó a mostrar su afinado talento cómico, con gran ingenio verbal en los diálogos que escribía.

Llegó a América precedido de su fama –era el puntal del cine alemán–, encabezando la senda que luego seguirían muchos cineastas europeos (Murnau, Lang, Wilder). Se fue adaptando a la sociedad americana, con su hipocresía y su famosa doble moral. A lo que le sacó punta en sus películas, mostrando o, más bien, sugiriendo y dotando de su adorable ironía europea al servicio de la meca del cine. Y es que de ahí se acuñó el famoso término por el que ha sido siempre recordado: "el toque Lubitsch".

En un principio "el toque Lubitsch" se acuñó como eslogan publicitario para crear una marca distintiva en referencia a su talento como director. Se podría comparar con el tambíen archifamoso "maestro del suspense" que siempre ha precedido a Alfred Hitchcock. Pero "el toque Lubitsch" se podría definir como una paradoja, en sus películas se apreciaba gran elegancia combinada con cierto punto de grosería y frivolidad, sin perder un ápice de profundidad. Lubitsch sugería más que mostraba y convirtió el doble sentido en una magistral estratagema para introducir un sutil erotismo, alejado de lo explícito e imposible para los censores de la época. A Lubitsch no le asustaba el sexo, lo utilizaba con gran mundanidad y era la metáfora para explicar las relaciones humanas. Lubitsch explicaba: "Yo dejo a la audiencia usar su imaginación. ¿Qué puedo hacer si malinterpretan mis sugerencias?". Pero "El toque Lubitsch" es más fácil de comprender viendo cualquiera de sus películas: "El bazar de las sorpresas" (1940), "Ser o no ser" (1942) o "El diablo dijo no" (1943), por mencionar sólo tres de las más destacables.

De su filmografía americana, no sólo se pueden señalar la astucia de sus trucos, la elegancia o la inteligencia de sus diálogos, sino también la utilización incisiva que hace de los gestos característicos y de la expresividad facial. Todo ello hizo que Lubitsch fuese una influencia fundamental en cineastas posteriores como Ophuls, Bergman o Leisen, e incluso Woody Allen y Peter Bogdanovich, además de ser el maestro de Billy Wilder, quien escribió para él en alguna ocasión. Y convirtiéndose en el cineasta no americano que más ha influido en la historia cinematográfica de este país. No se puede decir que Lubitsch aportase nada nuevo técnicamente al cine, puesto que sus películas son ejemplo de sobriedad y discreción en la dirección, usaba planos clásicos y sencillos, pues era partidario del realizador "invisible", donde la mano del director quedaba oculta al espectador, dejando que los diálogos, los personajes y la acción fueran los que predominaran. No por ello dejó de ser un cineasta tremendamente personal, que por medio de sus películas se burló inteligentemente de la sociedad americana que lo acogíó, curiosamente utilizando siempre como escenarios otros países. A pesar de ser un director discreto, como guionista y escritor fue terriblemente osado, hasta el punto de que se le considera el introductor de la sofisticación sexual en el cine.


Además de las ya mencionadas son fundamentales: "Ninotchka" (1939), "Una mujer para dos" (1933), "El teniente seductor" (1931) o su última película "El pecado de Cluny Brown" (1946). Lubitsch falleció con tan sólo 55 años pero dejando un legado a la cinematografía norteamericana y mundial absolutamente inolvidable.

25/1/2007

Tom: El Elegido. Y otras hot news


Asisto con estupor a las declaraciones del cienciólogo David Miscavige: Tom Cruise es El Elegido de la cienciología, por el compromiso, esfuerzo y sufrimiento que ha padecido por su fe a este culto, por lo que será ahora el predicador líder ante el mundo. Tom ha alcanzado el estatus de "Cristo" de la secta cienciológica por ser una figura modelo para sus compañeros de culto, ya que en el futuro será adorado y respetado por difundir esa fe.

Por si no le lloviesen suficientes críticas al actor, ahora se rumorea que ha tentado a los próximos inquilinos de Los Ángeles, David Beckham y su esposa, la ex spicegirl, Victoria, para que se adhieran a su causa. Al parece ella ha rechazado en firme la propuesta. Su creencia y su fe está depositada con plena confianza en el dolar, su verdadera religión.

Por otra parte, Brad Pitt ha señalado que agradece a las strippers su entrada en Hollywood. Esto se explica porque en sus comienzos fue chófer de bailarinas de strip-tease, lo cual le sirvió para entrar en el olimpo del cine. Gracias a esta ocupación dio con un personaje esencial en el mundo hollywoodiense. Cuando, tras dos meses llevando y trayendo strippers, y a punto de abandonar la profesión, conoció a una bailarina que estudiaba arte dramático con un famoso preparador de actores: Roy London. Con él empezó a darse cuenta que su verdadera y actual dedicación sería la interpretación. Desde luego que se tuvo que pasar de miedo. Ahora, junto a su pareja, Angelina Jolie, viven instalados en el barrio francés de Nueva Orleans, junto a sus tres hijos. Traslado motivado por sus compromisos con las causas humanitarias. Quién le ha visto y quién le ve.


Para los amantes de las subastas: un británico subastará su colección de autógrafos de estrellas de Hollywood por un importe de un millón y medio de euros. Durante más de 30 años ha invertido más de cien mil libras para recopilar rúbricas de todos los ganadores de los Oscar desde 1929 y un noventa por ciento de todos los nominados. Entre las piezas más codiciadas de su colección está un autógrafo de Greta Garbo y una fotografía firmada de Marilyn Monroe. Así que si se quieren hacer con alguno de ellos, se rascan el bolsillo, ya que el próximo 24 de febrero tendrá lugar la subasta en un hotel londinense.

El jugosos diario británico The Sun ha publicado los resultados de una encuesta sobre quién es el mejor héroe de acción de la historia del cine. Ha encabezado el ránking Harrison Ford por su papel del arqueólogo Indiana Jones, aunque también está en el mismo listado por su papel de Han Solo en las sagas de Star Wars. El segundo lugar lo ocupa el gobernador de Carlifornia, Arnold Schwarzenegger, por su papel en Terminator. En el listado se incluyen a Sean Connery por James Bond, Bruce Willis por John McClane, Christopher Reeve por Superman. Y entre las féminas destaca Sigourney Weaver por su actuación como la heroína Ripley en Alien. Es curioso que entre los actores que encabezan la lista, quitando alguno ya fallecido (Reeves, descanse en paz), la edad media es bien alta. Lo preocupante es: ¿tendrán sucesores? A este paso será difícil superarles.

23/1/2007

Walter Sparrow y el número 23



Mientras las grandes estrellas del cine están hoy con los nervios crispados, por aquello de las nominaciones a los Oscar de Hollywood, yo me dedico a la limpieza. Del gabinete se supone. Está en un estado deplorable, un tanto abandonado, sumido en una espesa capa de polvo, víctima de la apatía y dejadez recientes. Intento mantener un cierto orden y armonía pero resulta difícil mantenerlo más allá de un par de semanas. Todo vuelve a mi caos personal, a recalar allí donde no debe pero donde siempre lo encuentro. Es mi particular Feng Shui. Y todo porque espero visita. Un nuevo paciente con una obsesión numérica.

A la hora indicada un golpe nervioso sobre la puerta me libera de mi tarea de asistenta. Eran las 23 y 23 minutos.
–Adelante por favor.
–Gracias doctor. Soy Walter Sparrow, le llamé para que me atendiera.
–Pase y acomódese.
En un principio lo confundí con cierto pirata caribeño, por aquello del apellido, pero en seguida me dí cuenta de que no era él. Walter Sparrow es un personaje con cierta obsesión numerológica, según me ha contado.
–Doctor, vive usted en la puerta número 3 de la segunda planta.
–Si, ya veo que tomó buena nota de la dirección.
–Joder! joder! otra puta casualidad.
–Qué le ocurre señor Sparrow?
–El puto número 23. Está por todas partes, allá donde voy, allí donde miro está. Amenazante, repetitivo.
Sparrow tiene muy mal aspecto, con una mirada de auténtico psicópata, ofrece claras muestras de encontrarse bien jodido. Lleva una especie de viejo libro con la cubierta roja y muy manoseada. Lo sujeta firme pero con síntomas de nerviosismo. Apago algunas luces y le ofrezco una copa, quizás se tranquilice un poco y me explique qué le ha traído hasta aquí.
–Gracias doctor, pero no quiero beber. Debo estar atento.
–Atento a qué exactamente?
–Verá, este libro que tengo en mis manos –lo levanta para mostrármelo– relata mi propia vida. Dí con él por casualidad y cuando empecé a leerlo me atrapó. Está mecanografiado por lo que no creo que haya otro igual. Al principio creí que era una especie de diario o algo así. Pero luego empecé a encontrarme con sucesos de mi propia vida. Y para colmo, el narrador es asesinado. Lo que entenderá, me supone un auténtico suplicio. Además está ese número, el 23. Se repite constantemente en mi vida, no me abandona, está por todas partes. Y tiene que significar algo, pero no doy con ello. Tengo que encontrar una solución o sino acabaré como el protagonista de la novela.
–Discúlpeme, el título del libro...
–El número 23. Se llama así. El puñetero número maldito
–Gracias señor Sparrow, ya me imaginaba.
–Bueno en principio usted está desarrollando un cuadro de obsesión paraoide, cercano a una psicosis, pero debe calmarse. Descansar y, lo más importante, olvidarse de ese libro.
En ese instante sus pupilas se dilatan, me mira fijamente durante unos segundos. El silencio se prolonga demasiado incómodo. Ahora desvía su mirada hacia el libro, lo agarra más fuerte y lo abraza junto a su pecho.
–No es tan fácil doctor.
–Bueno, es cuestión de darle una fuerte patada y mandarlo lejos. Luego siga su camino en dirección contraria, se toma un par de copas o se marcha de viaje, con unas merecidas vacaciones.
–No puedo. No puedo.
–Si quiere yo me deshago de él. Lo meto en el horno y le prendo fuego...
–Nooo.

Se levanta aterrado, empieza a temblar. Camina lentamente hacia la puerta, parece completamente ido de sus casillas.
–Vamos a ver señor Sparrow. No tiene nada que temer, quiere que le una pastilla tranquilizante.

En ese instante empieza a golpearse en la pared con la cabeza, se tropieza y busca la puerta, me dedica una mirada profunda y desaparece. La verdad es que está fatal. Pronto se estrenará su película (el 23 de febrero justamente) y se despejarán todas sus dudas y problemas. Mira que obsesionarse con un número, si fuese con una mujer al menos.

Lo más cerca que he estado de obsesión con un número fue en el casino y con la edad de una jovencita que me desapachaba. Aunque si no recuerdo mal, creo que me dijo que tenía 23 años. Era mentira seguro. Por cierto hoy es día 23. ¡Coño! Me acerco al espejo y me miro. Joder, a ver si yo también me voy a obsesionar con el puto número 23. No se lo quise decir a Sparrow, pero el 23 es número muy recurrente y tiene mucha historia. Voy a llamar al impredecible Joel Schumacher, director de la película y le comentaré el caso. A lo mejor me deja un papel secundario. Antes me tomaré un trago a ver si me pasa.

21/1/2007

Las musas en el cine


Publica el Washington Post un intersante artículo sobre los cineastas y sus musas. Al igual que sucede en otras disciplinas artísticas, como la pintura o la escultura, en el cine también existen. Con este planteamiento, se exponen distintos ejemplos, tanto actuales como pasados, de parejas de cineastas y musas que han dado lugar a grandes películas.


Algunos directores prefieren trabajar siempre con la misma actriz, con la que se sienten cómodos, con la que les llega la inspiración o simplemente no pueden renunciar a su fascinación para crear su obra. Esa simbiosis no se produce siempre y cuando llega, el resultado final suele beneficiarse. La complicidad entre director y actriz protagonista es fundamental para el resultado final de la película. En los rodajes, esa magia que envuelve la inspiración no se llevaría a efecto sino llegasen a un nivel de entendimiento más allá de las simples palabras. Un gesto o una simple mirada pueden servir para transmitir un detalle interpretativo necesario que, de otra forma, no se podría explicar ni entender.

La última película de David Lynch es el último ejemplo de cineasta y su musa: "Inland Empire". Laura Dern es su protagonista, Según sus propias palabras (en una entrevista en Suicide Girls), a pesar de la dificultad de un rodaje de tres años, ha sabido captar las sensaciones que Lynch quería que expresase y las ha mostrado. El director también ha elogiado su trabajo. Con Dern trabajó anteriormente en las inolvidables "Blue Velvet" y "Wild at Heart". Mantienen una estrecha relación profesional y en el plano personal Lynch se considera como su hermano mayor.

A lo largo de la historia del cine nos encontramos muchos ejemplos de cineasta y su musa, algunos inolvidables son Alfred Hitchcock y sus musas rubias: Joan Fontaine (en los años 40), Grace Kelly (en los años 50) y Tippi Hedren (en los años 60). También podemos recordar a Francois Truffaut y Claude Jade, Ingmar Bergman y Liv Ullman, Rainer Werner Fassbinder y Hanna Schygulla (y también con Ingrid Caven), Federico Fellini y Giulietta Massina, Vittorio de Sica y Sophia Loren o John Cassavetes y Gena Rowlands.


En el cine actual destacan Woody Allen con Diane Keaton, Mia Farrow y ahora con Scarlett Johansson; Quentin Tarantino y Uma Thurman, Zhang Yimou y Gong Li, y en nuestro cine patrio Pedro Almodovar con Carmen Maura y ahora con Penélope Cruz.


Yo siempre me imaginé que mi musa sería una porno star con la que llegaría al éxito en todos los terrenos. Pero claro, en la realidad mi verdadera musa no es otra que una botella de whisky.

18/1/2007

Los bebes de Hollywood y sus horribles nombres


De todos es conocido la excentricidad que suelen caracterizar a las estrellas de Hollywood. Es más, sin esta característica les faltaría algo. Se suele manifestar de mil y una formas, pero cuando se demuestra su verdadero carisma es cuando tienen un bebé y llega el momento de ponerle nombre. Difícil tarea para cualquier pareja de padres, pero no tanto para las estrellas. Ellas tienen claro que su imaginación y creatividad, afinadas en múltiples y duros rodajes de películas, se prolongará a la hora de bautizar a sus retoños. El listado de nombres horribles, extravagantes y espantosos que pululan por la mansiones de las estrellas es interminable. Lo hacen con todo el cariño y con la intención de prestarles un ápice de su bien ganada fama, pero les hacen un flaco favor. Y llegará el día en el que la venganza de los hijos de las estrellas se haga realidad. No es para menos. Aquí un top ten de los más horribles:

1. KAL-EL COPPOLA CAGE. Hijo de Nicholas Cage y su esposa Alice Kim. De repente el señor Cage se enamora de la camarera de su restaurante habitual, se casa con ella y tienen un hijo. Y va y le pone el nombre de Superman (recordemos que ese fue su nombre en el planeta Krypton). Vale que seas estrella, que seas sobrino de quien eres, que te cases con quien te sirve el sushi, que seas un aférrimo fan de los cómics y de Superman. Pero esto... no hombre no. Sólo espero que el pequeño cuando esté en edad de cambiarse el nombre no lo haga por Clark Klent.

2. SHILOH NOUVEL JOLIE-PITT. El primer hijo natural de Angelina Jolie y Brad Pitt, vino al mundo en Namibia. Esto ya es exótico, pero además ponerle el nombre de Mesías en hebreo, es el colmo. De todos es conocida la afición humanitaria de esta pareja, viajando por el mundo más necesitado mostrando su apoyo, pero la ristra de hijos adoptivos que llevan (Zahara y Maddox), junto a Shiloh, es para que el pobre se sienta extraño.

3. SURI CRUISE. El bebé más famoso del pasado año (con permiso de Shiloh), es la primera hija del matrimonio entre Tom Cruise y Katie Holmes. Qué se puede añadir que no se haya dicho ya. Con la cienciología avalando la vida de esta pequeña es para sentir compasión.

4. COCO COX ARQUETTE. La hija de Courtney Cox y David Arquette no tiene nada que temer. A pesar de su nombre afrutado y exótico, salido muy guapa. Menos más que no hace honor a su nombre.

5. MOSES MARTIN. El hermano pequeño de Apple Blythe Alison, segundo hijo de la pareja Gwyneth Paltrow y Christ Martin (cantante de Coldplay), debe su nombre a una canción compuesta por él para ella. Muy bonit,o pero ya se sabe de la proximidad de las estrellas de la música con ciertas sustancias. La pequeña Apple también goza de un espléndido nombre afrutado.

6. PIPER MARU ANDERSON. La hija de Gillian Anderson y su pareja Clyde Klotz también posee un nombre muy original. Quizás fruto de la afición de su madre a los expedientes X. Y no es broma. Ese fue el título de uno de los capítulos de la serie creada por Chris Carter (The X Files).

7. TU SIMONE AYER MORROW. Esto no es una coña. Es la gran idea del actor Rob Morrow (conocido por la serie "Doctor en Alaska"), que bautizó a su hija con Debbon Ayer, con este estrambótico nombre. Quería hacer el juego de palabras TU-MORROW, en clara referencia a mañana en inglés y el apellido "Ayer" de su pareja. Me parece que la abusiva ingesta de psicotrópicos le afectó demasiado.

8. TENNYSON CROWE. El hijo del matrimonio entre Russell Crowe y Danielle Spencer también posee un bonito nombre. Russell se lo puso en honor a un gran poeta británico del siglo XIX (Alfred Tennyson) al que admira. Muy atrevido. A ver que le parece a su hijo cuando asista a clase de literatura en el colegio.

9. PHINNAEUS WALTER y HAZEL PATRICIA. Son los gemelos de Julia Roberts y Danny Moder, toda una apuesta por la originalidad multiplicada por dos.

10. LILY-ROSE MELODY. Fruto de la relación entre el insigne Johnny Depp y la cantante francesa Vanessa Paradis. Una niña muy mona pero con ese nombre tiene un futuro crudo. Su hermano tampoco no puede estar muy contento: Jack John Christopher Depp III, parece descendiente de algún extraviado conde centroeuropeo.

Es tan sólo una pequeña representación. Tenemos otros curiosos como: IRELAND (hija de Kim Basinger y Alec Baldwin), STELLA DEL CARMEN (hija de Antonio Banderas y Melanie Griffith), WILLOW CAMILLE REIGN (hija de Will Smith y Jada Pinkett), ROCCO (hijo de Madonna y Guy Ritchie), KAFKA (hijo de Tommy Lee Jones) y, también a TALLULAH BELLE WILLIS, SCOUT LARUE WILLIS Y RUMER GLEN WILLIS (hijas de Demi Moore y Bruce Willis).

Por favor, si van a ser padres, no tomen nota. A no ser que vayan a ser estrellas de Hollywood. Entonces me ofrezco como hijo adoptivo.

16/1/2007

Doble Sesión



EXT. CEMENTERIO - NOCHE
En plena oscuridad, tan sólo iluminados con una pequeña hoguera dos tipos beben y charlan. Uno de ellos (R.R.) tiene aspecto de mexicano, lleva un pañuelo anudado en la cabeza y una camiseta negra que reza "Planet Terror". El otro (Q.T.), con cara de pirado, lleva una chaqueta de cuero sobre una camiseta que reza "Death Proof". Ambos parecen divertirse rodeados de tumbas y lápidas.
Aparece Dr. Strangelove tiritando, tiene mal aspecto y calza un traje negro, camisa blanca y hortera corbata sin conjuntar.

DR. STRANGELOVE
Joder! Qué cojones hacéis aquí. ¿No se os ocurre otro sitio mejor para citarme?

R.R.

Ja, ja, ja (se descojona con lo ojos vidriosos). Este es un sitio muy tranquilo. Aquí no nos molestará nadie.

DR. STRANGELOVE

Nadie vivo, querrás decir.

Q.T.

Anda, acércate y tómate algo. Entrarás en calor.

Strangelove se abraza a ambos y R.R. le ofrece algo de beber. Strangelove se lo traga sin pensar y escupe su contenido al instante.

DR. STRANGELOVE

Aaaajjhh ¡Qué mierda es ésto!

R.R.
Tequila hermano. Espantarás los malos espíritus.

DR. STRANGELOVE

Si claro, si consigo no caerme jodido junto a sus tumbas.


Los tres ríen. Q.T. saca una botella de whisky de una bolsa y le ofrece. Se sienta en una lápida mientras se frota las manos junto al fuego de la hoguera.

DR. STRANGELOVE

Esto es otra cosa (bebe, bebe, bebe). Sois unos morbosos. Hacer un "botellón" en un cementerio. Sólo se os puede ocurrir a vosotros.

Q.T.
No creas. Por aquí hay restos de barbacoas incluso. Hay muchos huesos.


Los tres rien al unísono. Las carcajadas rompen el vacío silencio de la noche. Una ave nocturna acompaña con su graznido.

R.R.

Queríamos hablarte de nuestra próxima película. Ya sabes que se estrenará pronto y nos parecía buena idea contártelo en persona. Una doble sesión entre Q.T. y un servidor...


Strangelove le interrumpe con un gesto. Liquida la botella de un trago.

DR. STRANGELOVE
Porque no nos vamos a otro sitio más acogedor. Entre tumbas hay malos rollos. Además se ha acabado la bebida. En un garito ambientado con algunas gatitas y buen whisky seguro que me entero mejor.


CORTE A:

EXT. BAR DE CARRETERA
Entre la tranquilidad de un sucio Motel de carretera, con sus pequeños bungalows donde las parejas noctámbulas copulan tranquilamente, un solitario bar dispone de una terraza con mesas y sillas donde los tres personajes beben y charlan.

Q.T.
Strange, conoces lo que es una Grindhouse movie?

DR. STRANGELOVE

Seguro que tú me lo describes mejor de lo que yo me lo puedo imaginar.

Q.T.

Son películas de explotación. Ya sabes: película de bajo presupuesto, con acción, sexo y violencia en cantidad. Asesinatos, zombies, sangre... Auténticas series B, que, en hace tiempo se exhibían en cines de tercera en sesiones dobles.

DR. STRANGELOVE

Si ya. Lo que os pirra, vamos. Más que el tequila.

R.R.

Hemos realizado un par de producciones y las hemos juntado. Una la dirige él y otra yo. Un cocktail explosivo.


Los tres rien y beben. Mientras, observan como, de repente, dos chicas ligeras de ropa aparecen en escena. Vienen corriendo despavoridas por el arcén de la carretera. Alzan los brazos pidiendo ayuda. Una de ellas tiene un pecho al aire. Strangelove se queda mirando sonriente. Hace un gesto por ayudarla, mientras la manosea. Un coche oscuro aparece a toda velocidad derrapando. Tiene una calavera pintada y parece perseguir a las chicas.
Se oyen disparos. Ellas gritan. Strangelove a lo suyo.

R.R.
Vámonos de aquí. ¡Ya! Esto se pone peligroso.


Q.T. agarra a Strangelove y sale huyendo. Una ametralladora pone el sonido de fondo.

CORTE A:

INT. HOSPITAL. NOCHE
En una sala de transfusión sanguínea. Los tres reposan tras la carrera. Las luces están apagadas. Por el cristal de la puerta entra la iluminación del pasillo. Q.T. juguetea con una de las máquinas.

DR. STRANGELOVE

Joder, que cogorza llevo. Con lo animado que se ha puesto la cosa y yo casi no veo. Por dónde íbamos?

Q.T.

Verás: Los dos mediometrajes se proyectarán juntos. Como las antiguas dobles sesiones de Grindhouse. Que, por cierto, será el título.


Varios alaridos espeluznantes llegan del pasillo. Los tres se quedan de piedra. Strangelove se esconde debajo de una camilla. R.R. con mayor arrojo, decide asomarse con cuidado.

R.R.
Son los "sickos". Están aquí. Joder.

DR. STRANGELOVE

Los "sickos"? Quiénes cojones son?

R.R.

Compruébalo tú mismo. Están aquí.


Q.T. empieza a descojonarse. Parece disfrutar como un enano en un circo. Las paredes del pasillo están destrozadas por disparos de ametralladora. Hay restos de sangre y vísceras. Varios cadáveres pueblan el suelo. Desde el fondo del pasillo un grupo de "sickos" caminan despacio con sus miradas perdidas.

DR. STRANGELOVE
Estáis locos. Joder. Mira, ya veré el trailer y me enteraré de qué va el asunto. Prefiero imaginármelo.


Strangelove entra de nuevo en la sala. Rompe una ventana y salta al vacío. R.R. y Q.T. no paran de reirse.

FUNDIDO A NEGRO.

FIN

14/1/2007

Ken Watanabe y el resurgir de los actores nipones


Con el fulgurante éxito de taquilla y crítica internacional de "Letters from Iwo Jima", dirigida por el gran Clint Eastwood, definitivamente lo japonés en el cine se ha puesto de moda. Los espectadores nipones están encantados con esta película que lleva un mes arrasando en la taquilla, y agradecen que un norteamericano haya sido capaz de retratar el lado humano de sus soldados, en el conocido episodio de la Segunda Guerra Mundial. La osadía de Eastwood es mayúscula, no sólo se atreve a filmar la misma historia desde dos perspectivas ("Banderas de nuestros padres" es la visión americana), sino que en una de ellas, lo hace en japonés y con actores japoneses. Eastwood no dudó en contar para su principal protagonista (el general Tadamichi Kuribavashi) con Ken Watanabe, el actor nipón más internacional.


Watanabe saltó al estrellato al interpretar, junto a Tom Cruise, "El último samurái" en 2003. Por este papel obtuvo un gran reconocimiento interpretativo y fue nominado a los Oscar de Hollywood y a los Globos de Oro. A partir de aquí compagina trabajos en su país natal con grandes producciones norteamericanas ("Memorias de una Geisha", "Batman Begins"). Su presencia se hace ya indispensable en una superproducción si se necesita un personaje japonés con presencia. El actor de 47 años, estuvo a punto de perder su carrera artística (y algo más) en 1989, mientras rodaba una película en Canadá y le fue diagnosticada una grave leucemia, que ha superado milagrosamente. Tras lograr el reconocimiento en su país, le llega el momento de saltar a la fama internacional gracias a su conocimiento del inglés y sus dotes interpretativas, con una sobriedad y un perfeccionamiento marcados por su origen nipón.


Pero Watanabe no es el único. Otros actores japoneses brillan con luz propia. Es el caso de Koji Yakusho, que fue descubierto internacionalmente en la película "Shall we dance?" (1996), con notable éxito en el Festival de Cannes por su mezcla entre amor y comedia. Ha cosechado numerosos premios nacionales e internacionales, convirtiéndolo en toda una institución en Japón. También ha participado en "Memorias de una Geisha" y en la actual "Babel" tiene un papel protagonista, junto a Brad Pitt y Cate Blanchett.


Hiroyuki Sanada es otra de las estrellas del cine nipón. También conocido como Henry Sanada es considerado como un "Engi-ha", término japonés para describir a un actor que realmente sabe actuar. Su talento y versatilidad, junto con sus habilidades en las artes marciales lo han convertido en una estrella en su país, desde hace años. Internacionalmente fue conocido gracias a su papel en "El último samurái". Como anécdota, destaca el hecho que gracias a su destreza con la espada, salvó la vida a Tom Cruise en el rodaje, ya que estuvo a punto de ser decapitado a consecuencia de un fallo técnico con un caballo mecánico. Se cuenta que Sanada detuvo su espada a un centímetro del cuello de Cruise, evitando la tragedia. Sin duda, su versatilidad le ha facilitado su carrera, ya que ha participado en producciones en Hong Kong, ha trabajado en teatro, musicales e incluso como cantante de rock. Además cuenta una extensa filmografía (más de 60 películas) y el honor de haber intervenido en "El Rey Lear" con la prestigiosa Royal Shakespeare Company. Posee numerosos galardones de la Academia de Cine de Japón y es considerado todo un playboy en su país, donde cuenta con una legión de fans.

Ken Takakura es otra estrella, más veterana que surca las pantallas niponas. Es considerado el Clint Eastwood de Japón, lo que dice mucho de su gran consideración. Antes de su salto internacional en 1975, ya tenía en su haber más de 180 películas. De la mano de Sidney Pollack conoció el reconocimiento que merecía, gracias a la película "The Yakuza", junto a Robert Mitchum. Ridley Scott lo rescató para aparecer junto a Michael Douglas en "Black Rain" (1989). Algunos de sus últimos premios fueron el de mejor actor en el Festival de Montreal de 1999 y de la Academia de Japón, por el drama "Poppoya".


En cuanto a las actrices, mejor lo dejamos para otra ocasión, porque conociéndome, esto se puede convertir en un verdadero "imperio de los sentidos".

11/1/2007

Buddy "Aces" Israel


Tengo la consulta tan abandonada, que he estado pensando incluso en vender mi diván. Está acumulando capas de polvo y suciedad debido al desuso. Pero no cejo en mi empeño. Sé que hay por ahí personajes con problemas, con dificultades que necesitan mi experimentada terapia. Tras realizar algunas llamadas a algunos contactos, me han conseguido un nuevo paciente. Se llama Buddy "Aces", es mago (o eso dice) está a punto de estrenar su película (Smokin' Aces) y tiene manía persecutoria. Estará a punto de llegar.

–Se puede doc?
–Adelante por favor.

El joven tiene aspecto demacrado. Un estado nervioso agudo le hace moverse inquietamente. De un lado a otro. Mirando a todas partes.

–No tema. Aquí puede estar tranquilo. Lo más que voy a hacerle es invitarle a una copa y charlar un rato.
–Verá doc, es que me pesiguen. Hay un puñado de matones que quieren acabar conmigo. Están por todas partes, no puedo estar quieto en un sitio. Me obsevan, me siguen, me acosan. Y como me descuide ¡zas! me meten plomo en el cuerpo.

Buddy no quiere sentarse. Se ha tomado el whisky que le ofrecido de un trago pero ni siquiera pestañea. Se acerca a la ventana y cierra las cortinas con sumo cuidado. Me hace apagar casi todas las luces y habla en susurros. Este tipo está realmente alterado.


–Alguien tiene algo en contra suya? Por que si no, no me explico su estado.
–Es Primo Sparazza. Un auténtico capo mafioso, asesino brutal, contra el que voy a testificar para salvar mi culo. Tengo algunos asuntillos pendientes con la justicia y me han ofrecido la posibilidad. Y, claro Sparazza quiere acabar conmigo. Si logra enterarse de que voy a testificar en su contra, mi vida es cuestión de minutos. Mandará a sus gregarios para liquidarme cuanto antes.
–Le repito: TRANQUÍLIZESE. Aquí no van a venir a matarle. Este es mi gabinete y aquí puede estar seguro. Su ansiedad es compresible, si es verdad todo lo que me cuenta. Pero seguro que la policía o el FBI le protegerá. Es usted un testigo protegido, ¿no?
–Algo parecido. Me han mandado a dos mentecatos. Pero no me dan confianza alguna. No me fio de mi sombra.
–Perdóneme el chiste en este momento, pero como mago seguro que tiene algún truco para salir airoso de esta situación. Ya sabe en plan David Copperfield. ¿O acaso no es usted especialista en escapismo?
–Déjese de bromas. Sparazza ha puesto precio a mi cabeza y un nutrido grupo de mercenarios, matones y asesinas a sueldo están tratando de hacerse con la recompensa. Y ya me dirá que hago. Esconderme es cuestión de ganar tiempo. Tarde o temprano me encontraran y acabaran conmigo.
–La verdad es que lo tiene crudo amigo. Le digo, mientras liquido otra copa de whisky. Pero pronto se estrenará su película y todo se resolverá. No será su final, logrará salvar el pellejo. Estoy seguro (nunca se me ha dado bien mentir pero no tengo otras palabras para serenarlo).

Buddy me mira y se atisba un ápice de esperanza en sus cansados ojos. De repente, escucha un ruido y sale huyendo por la puerta. En un satiamén. Ni si tan quisiera despedirse. La verdad es que tiene suficientes razones como para encontrarse así. Con la pandilla que anda detrás de él, es para estar asustado. Al menos espero que dure hasta el final de su película. Porque además la historia promete. El plantel actoral es interesante: Ben Affleck, Andy García, Ray Liotta y el debut de la cantante Alicia Keys. Detrás de las cámaras está John Carnahan, dirigiendo un guión propio.

Pronto lo descubriremos.





9/1/2007

Hilary Swank, ya es toda una estrella


La actriz Hylary Swank ya ha conseguido, con sus 32 años, su estrella en Hollywood. En el famoso Hall of Fame de Los Ángeles. Tras conseguir dos Oscar a la mejor actriz (en 2000 por "Boys don't Cry" y en 2005 por "Million Dollar Baby") recuerda con nostalgia sus humildes comienzos. Ella y su madre llegaron a Hollywood con sólo 75 dólares en el bolsillo y llamaban a los agentes desde una cabina telefónica, explicándoles las razones para que la contratasen. Ahora se ha demostrado que el viaje mereció la pena, puesto que Hilary recibe otro espaldarazo a su carrera con la cencesión de la estrella (por cierto la número 2.325) en el codiciado Paseo de la Fama.


Además de convertirse en modelo publicitaria (y recibir alguna transformación estética), quedando lejos ya su aspecto poco femenino, acaba de estrenar su última película en EEUU: "Freedom writers", que retrata con cruda honestidad los problemas que enfrentan a las minorías en una escuela pública de Los Ángeles. Ella hace el papel de una joven profesora, que con sus ideales lucha contra el sistema educativo para sacar adelante a un grupo de estudiantes de secundaria con problemas e intolerancia racial.


Hace ahora justo un año sufrió la separación de su marido, el también actor Chad Lowe (hermano de Rob Lowe), despues de 14 años de relación y 9 de matrimonio, y ha encontrado un nuevo amor. Se llama John Campisi y es uno de sus agentes en la Creative Artist Agency. Cuenta todos los detalles en una entrevista concedida a la publicación Reader's Digest.

Sin duda Hilary se encuentra en un momento álgido de su carrera y también en su vida sentimental. Desde luego que la estrella no le ha podido venir en mejor momento. Muy lejos queda ya su papel en la secuela de "Karate Kid", donde gracias a su excelente preparación física se le abrieron las puertas del cine. Y es que Hilary fue una gran deportista en su etapa juvenil, compitiendo en las Olimpiadas Junior de natación. Su físico también fue fundamental para el papel de Maggie Fitzgerald(el mejor hasta el momento) que le conceció Clint Eastwood en "Million Dollar Baby". Ella es un gran ejemplo de como la industria puede transformar a una actriz, en muchos sentidos y especialmente en el físico.

5/1/2007

Tatúate, que algo queda


Parece que los tatuajes me persiguen últimamente. Sin querer buscarlos me los he encontrado, con sorpresas incluidas. Hace un par de días, para resarcirme de mi aciaga nochevieja, aún convaleciente pero con ganas de alegrarme la vista, visité un club de striptease. Uno de esos locales donde puedes tomarte una copa y disfrutar de la visión de bellas mujeres contorneándose y mostrando su cuerpo. El whisky sabe mejor cuando te lo sirve una voluptuosa dama encuerada y su sonrisa te sube el ánimo más que cualquier medicina. Mientras disfrutaba del espectáculo, una de las strippers, vestida de colegiala, morbosa con su faldita a cuadros y su blusa ajustada, se fue desprendiendo de su ropa a la vez que mostraba su impresionante tatuaje. Tenía una serpiente zigzageante que le recorría toda la espalda hasta el cuello. Me sorprendió ver aquel enorme dibujo en su piel, pero no era menos cautivador que unas letras, que apenas llegaba a distinguir, en su pubis. Si, allí donde el vientre deja paso a la venus más femenina. Realmente excitante. Pero todavía me resultó aún más, cuando al día siguiente, en un ascensor repleto en estas fechas, me quedo observando a una bella joven, cargada de bolsas y con prisas, no puede evitar que se le caiga un paquete y al intentar agacharse, su camisa corta y ceñida, dejó al descubierto un enorme tatuaje. Lo recogí del suelo y se lo entregué. Me miró y me regaló una sonrisa agradecida. Apenas reaccioné, cuando caí en la cuenta de que ella era la misma mujere que la noche anterior me cautivó. Y su tatuaje era la misma serpiente que tan rítmicamente se movía en su cuerpo. Hice todo lo posible por decir algo, pero no me dio lugar. Las puertas del ascensor se abrieron y ella se escabulló hábilmente entre la gente.



Además, sin reconocerme un aficionado a la TV, sigo con cierta veneración la serie "Prison Break", donde su protagonista luce un gran mapa tatuado en su torso. Además me han dejado en el buzón un folleto publicitario, ofertando gran variedad de tatuajes para seguir la última moda. Reconozco que nunca me ha atraido prestar mi piel para un adorno de este tipo. Pero no soy de piedra y me resultan muy morbosos e interesantes, según quién, dónde y en qué momento son mostrados. Todo esto me hace pensar si yo estaré desfasado, ya no se lleva la piel sin un dibujo visible que mostrar, llegando incluso a plantearme si debo seguir la tendencia. Aunque no sólo es que no me termine de convencer (en mi propio cuerpo claro) sino que no se me ocurre algún motivo, lo suficientemente arraigado, como para plasmarlo en mi brazo o en mi espalda. Sólo se me ocurre tatuarme una botella de Macallan en el hombro, pero la verdad es que prefiero tenerla de verdad, con su transparente cristal y su dorado contenido entre las manos.



La moda de los tatuajes no es nueva. Pero el body art está llegando a unas cotas cada vez más altas. Buena parte de la culpa de su universalidad en los tiempos que corren, se debe a las estrellas de cine. Más que una moda que arrancara allá por lo años 60, hoy día se hace indispensable pintarse la piel de forma permanente con un dibujo bien destacado. Motivos hay tantos como diseños, pero quizás se han convertido en un modo de expresión de gustos y sentimientos fundamental. Utilizar la propia piel como un lienzo se ha convertido en un elemento "fashion", "cool" e indispensanble, muy lejos de la menos atractiva simbología marinera. Ahora, incluso se han convertido en un ingrediente cosmético de primer orden. Desde tatuarse los labios, las cejas, hasta convertirse en un verdadero mapa del deseo.



La jungla hollywoodiense sigue la moda, incluso encabeza las tendencias, con el mundo de los tatuajes. Hasta llegar a los absurdos premios "Skinnies Awards", donde se premia la "dermatología" en el cine y pronto se conocerán los premiados de su próxima edición. Los últimos ganadores, no podrían ser otros, son Angelina Jolie y Brad Pitt. Aunque las estrellas se dejen llevar por arrebatos de pasión y sellen su amor con el nombre de su pareja en la piel, no deben preocuparse como la cirujía láser puede borrarlos o transformarlos. El caso más sintomático es el de Angelina que incluyó el nombre de su marido Billy Bob (Thornton) encima del dragón de su brazo derecho, y tras su ruptura no dudó en proceder a su elimininación.



El caso de Angelina Jolie es el más sintomático. La bella actriz es un verdadero poemario de tatuajes. Su piel está curtida en ellos, con distintos significados, algunos realizados por el tatuador de los famosos Mike Messina (Sunset Strip Tattoo, en Hollywood). Ella se ha convertido, no sólo en una sex-symbol, sino en el mejor ejemplo de la influencia del tatuaje.


Pero también otras actrices suelen mostrar su artísticas pieles tatuadas como Charlize Theron, Christina Ricci, Sienna Miller, Eva Longoria, Jessica Alba, Pamela Anderson, Drew Barrymore, Alysa Milano, y entre ellos destacan Johnny Depp, Ben Affleck o Brad Pitt.